Palomas tienen en ‘jaque’ a monumentos de París

Palomas tienen en ‘jaque’ a monumentos de París

París está instalando palomares en toda la ciudad para controlar la población de palomas, que ensucian los monumentos de la capital francesa. Autoridades municipales buscan que las palomas aniden en estos palomares, para luego esterilizar los huevos cuando salgan a buscar alimento.

22 de enero 2008 , 12:00 a.m.

El primero de los palomares, que costaron 20.000 euros (29.000 dólares), fue instalado a fines de la semana pasada en un jardín en el vigésimo distrito, un área de clase trabajadora en el lado este de la ciudad. Se colocarán al menos 20 palomares en los parques de la ciudad, en donde se reúne la mayoría de las 80.000 palomas que, según cálculos, viven en París, atraídas por personas que las alimentan, dijo Yves Contassot, subalcalde para asuntos ambientales.

“No queremos eliminar a las palomas de la ciudad, solo controlar su población”, dijo Contassot en una entrevista junto a una de las nuevas construcciones, de cinco metros de alto. “Ocasionan muchos daños a los edificios y monumentos”.

La campaña de París se asemeja a iniciativas emprendidas en otras ciudades alrededor del mundo. Venecia, Nueva York y Londres han prohibido alimentar a las palomas en las áreas en las que se congregan.

En Nueva York, el concejal Simcha Felder propuso el 12 de noviembre una multa de 1.000 dólares por alimentar a estas aves. Al otro lado del Atlántico, en donde el alcalde de Londres, Ken Livingstone, las llama “ratas que vuelan”, alimentar a las palomas en Trafalgar Square puede significar una multa de 50 libras (98 dólares).

OTRAS CAMPAÑAS Los Ángeles inició un programa piloto de control de natalidad de palomas.

Basilea, Suiza, ha reducido la población de estas aves robando sus huevos y reemplazándolos con huevos falsos, a fin de engañar a las aves para hacerlas creer que ya se reprodujeron.

En los años ochenta París utilizó redes para atrapar y matar a las palomas, lo que desencadenó protestas de grupos de defensa de los derechos de los animales. Los venenos no funcionan contra ellas, dijo Contassot.

Los palomares de París, hechos de acero galvanizado y madera pintada de verde, están a dos metros del piso. Hasta 200 parejas de palomas pueden anidar simultáneamente.

Empleados de Srep, una compañía de control de pestes de los suburbios de París, entrarán a cada palomar al menos una vez a la semana cuando las aves hayan salido para buscar comida, y esterilizarán a todos excepto uno de los huevos de la pareja. Una sacudida violenta es suficiente para matar al embrión, dijo Contassot. Los huevos serán colocados de vuelta en su lugar para no alertar a la madre

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.