CON MANIZALES

CON MANIZALES

24 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Se ha creído generalmente que ya se inició la temporada seca en la mayor parte de las regiones colombianas, pero los últimos episodios de intensas lluvias continúan produciendo deplorables consecuencias. No se habían recuperado aún los colombianos de la impresión causada por el desbordamiento de una quebrada en el municipio antioqueño de Dabeiba, cuando un alud de tierras en el barrio manizalita de La Carolina destruyó dos decenas de viviendas y ocasionó un número aún no determinado de muertos y desaparecidos.

Es la repetición de las frecuentes y dolorosas tragedias ocasionadas por los elementos naturales desatados. Es posible que entre los factores determinantes exista alguna imprevisión, por la mala ubicación de las viviendas o por defectos en el estudio previo de los terrenos para construirlas. Pero al margen de esas consideraciones, lo evidente es que la tragedia debe convocar la más decidida solidaridad nacional, para asistir a las víctimas en lo indispensable y facilitarles su recuperación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.