SOÑAR NO CUESTA NADA

SOÑAR NO CUESTA NADA

Los regalos navideños son una tradición inquebrantable que comienza desde las indirectas a mediados de año y se prolonga hasta la noche del 24. Sus empaques, formas, tamaños y procedencia hacen soñar a más de un iluso que quiere pensar que ese es el regalo de su vida. Y nunca resulta así. Sin embargo, tanto hombres como mujeres, año tras año, sueñan con ese detalle (o gigantesco regalo) especial para la navidad. Pero, qué es lo que realmente quieren hombres y mujeres?

24 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

TODO LO QUE BRILLA...

Para las mujeres, la Navidad suele ser una época de sorpresas, donde ellas creen que son las consentidas . Es por esto que los regalos ideales para ellas son las joyas específicamente los diamantes, y los menos apetecidos, los electrodomésticos. Y dan las suficientes pistas para que los despistados de los hombres no les compren una licuadora o una máquina para hacerles el jugo en la mañana.

Pero muchas veces las mujeres prefieren que su árbol de navidad lo adornen regalos tan comunes e impersonales como tostadoras y sanducheras, en lugar de algunas opciones que por extrañas y rebuscadas poco gustan.

Sin embargo, en cuestión de gustos, nadie complace a las mujeres. Mientras que a algunas les gusta un juego de sábanas para la cama, otras podrían comenzar la Tercera Guerra Mundial a raíz del dichoso regalito , que las acredita como perfectas amas de casa.

Incluso, si de regalar joyas se trata, tampoco se ponen todas de acuerdo. Hay que escoger la joya perfecta , la que mejor se adecúe a su cara, a su ropa o a su color de piel, porque en cuestión de regalos, ellas no entienden que también debe adecuarse al bolsillo de los parejos.

Y ni qué decir de la ropa. Para unas, muy moderna; para otras, anticuada; hay algunas que les parece vulgar y otras creen que su pareja las trata de esconder .

Lo cierto es que para regalarle a una mujer, la intención no es lo que vale. Lo que cuenta es el objeto. Si no usa perfume, sería un error darle de navidad un frasco de fragancias o si es alérgica a la fantasía, jamás deberían darle algo que no fuera de oro.

La gama es interminable. Por supuesto están las románticas, que esperan que el novio les dé un anillo (ojalá de compromiso) para Navidad. O las extravagantes, a quienes les gustaría un crucero por el Mar Caribe o un video de una película donde actúe un churro como Tom Cruise.

Por su parte, ellas frecuentemente tratan de evitar la catástrofe de tener que sonreír y dar las gracias. Desde mediados de año comienzan los mensajes en clave y las indirectas, que pocas veces pueden descifrar los confundidos hombres y que se acentúan a medida que va entrando diciembre.

Y mientras que los parejos piensan que es la enfermedad navideña la que se apodera de sus respectivas, se hacen los de las gafas y comienzan a comprar desastres como muñecos de peluche, ropa interior con olor a fresa o aburridos libros que a la larga forman parte de la tradición navideña y del cuarto de San Alejo.

QUE RUEDE EL REGALO Los caballeros son indudablemente más sencillos. Los hombres no quieren sino un carro , de preferencia deportivo, pero saben que invariablemente recibirán camisas y corbatas.

Contrario a lo que piensan las mujeres, ellos creen que la Navidad no se hizo para los adultos y que, en lugar de bobear comprando regalos, deberían utilizar el dinero en cosas más útiles que un presente navideño.

Claro que es sencillo decir quiero un Jaguar verde esmeralda que vaya a 200 kms. por hora , pero así como es de fácil desearlo es imposible de obtener.

Pero a cambio, es probable que reciba una bata de baño, una colonia para después de la afeitada o unas medias azules con un sonriente Mickey Mouse.

Sin embargo, existen los términos medios. Las camisetas o los juegos de pesas resultan una buena opción para los cuerpos atléticos y los deportistas.

Y para que sus grandes o pequeños sueños se conviertan en realidad, los hombres también dan pistas. No tengo nada qué oir cuando voy en mi carro, porque mi radio se dañó . Es probable que si esta frase es pronunciada en febrero no signifique nada, pero en diciembre es un ruego para que su regalo sea un buen equipo de música para el auto.

Sin embargo, todos esos sueños pueden convertirse en realidad si es uno mismo quien los compra para auto-regalarse en Navidad, una satisfacción que puede ser el fruto de un año entero de trabajos forzados .

Tampoco pueden faltar otros regalos imposibles, de esos que no pueden ponerse bajo un árbol de Navidad, pero que pueden depositarse en el corazón.

Además de lujos, juguetes, ropa y joyas, muchos hombres y mujeres pedirán esta noche que el Niño Dios les dé paz, comprensión y amor.

Un presente algo más difícil de conseguir que un Ferrari deportivo rojo, con un equipo de sonido a todo full .

Adaptación del Miami Herald.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.