JAPONESAS, A CUIDAR SUS HIJOS

JAPONESAS, A CUIDAR SUS HIJOS

Los japoneses de ambos sexos siguen siendo, en su mayoría, partidarios de que la mujer se quede en el hogar mientras el marido trabaja, reveló una encuesta oficial divulgada esta semana en Tokio. En total, el 65,7 por ciento de los hombres y el 55,6 por ciento de las mujeres aprueban esa idea, indica un libro blanco sobre el tema realizado por la oficina del Primer Ministro nipón.

24 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Sin embargo, la proporción de mujeres que aprueban esta idea sufrió una fuerte baja de 15,5 por ciento con respecto a una encuesta similar realizada hace diez años.

En Japón, cuya organización social da mucha preeminencia al hombre, las mujeres pasan en promedio tres horas y 52 minutos por día ocupándose de tareas domésticas y cuidando a los niños, mientras que sus esposos apenas destinan a esas tareas 24 minutos diarios.

La situación cambia lentamente, según la encuesta, que indica además que los hombres que declaran compartir el cuidado de los niños representan apenas el 0,7 por ciento de los encuestados. En cambio, 63,4 por ciento de las esposas afirman que son ellas quienes se ocupan de esas tareas.

Por otra parte, las mujeres son más afectadas que los hombres por la recesión cuando, después de terminar sus estudios superiores, deben buscar un empleo en una empresa de prestigio.

En Japón, como en otros países industrializados, el número de divorcios está en fuerte alza y también aumenta el número de hombres y mujeres que se mantienen solteros.

El número de nacimientos está en clara declinación y ha llegado a su nivel más bajo desde hace casi un siglo: 1,2 millones de nacimientos en 1992.

Según la encuesta, 85 por ciento de las japonesas de 20 a 24 años no están casadas, en comparación con el 69,2 por ciento en 1975. La tendencia es de 40,2 por ciento de solteras entre las japonesas de 25 a 29 años frente al 20,9 por ciento en 1975.

La costumbre nipona de la mujer en el hogar tiene una consecuencia importante para la estabilidad de los matrimonios, ya que el alza de los divorcios afecta a las parejas con largos años de convivencia.

El fenómeno, según los sociólogos, se explica porque las esposas habituadas a ver a sus maridos muy pocas veces durante la vida activa de estos soportan con dificultad su presencia permanente en la casa cuando les llega la edad de la jubilación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.