Si dejaran pensar

Si dejaran pensar

Tragamos lo que nos ofrecen los medios de comunicación masiva. Por su naturaleza, la radio y la televisión son especialmente poderosas en ese campo. En un país sin crítica, sin medios alternativos, la gente tiende a tragar entero. En estos días, mucho de eso se escucha y se ve.

16 de enero 2008 , 12:00 a.m.

La población ha oscilado estremecida entre la rabia que le manejan los medios y la sensiblería y el impacto calculado del show alrededor de Clara, Consuelo y Emmanuel. Presentadores y comentaristas repiten todos a una que las Farc sí son terroristas, que sí asesinan y secuestran, que sí reclutan niños y niñas, que sí cometen actos de extrema crueldad que lesionan profundamente la dignidad humana. Todo para rechazar con indignación la ‘solicitud’ del presidente de Venezuela de que se retire a las Farc de la lista de organizaciones terroristas internacionales.

En ese ambiente, hay que hacer un esfuerzo para sacudirse y pensar. Las Farc cometen todas esas atrocidades y actos de barbarie. La evidencia histórica nunca las va a bajar de la galería de la vergüenza para subirlas a un pedestal de héroes. Más allá de las emociones pasajeras estimuladas por las noticias de cada día, lo que resulta indispensable es escribir, y contar muchas veces, la historia de la barbarie que ha campeado en Colombia por tanto tiempo, y no solo por cuenta de las Farc, ciertamente. Sin meterme ahora en el tema de las causas y los efectos, de las acciones y las reacciones, lo cierto es que la barbarie es extendida: los ‘paras’ y sus sucesores, gente de los cuerpos de seguridad del Estado, los cómplices y financiadores de los señores de la guerra, la ceguera complaciente de la dirigencia política y cultural, hacen parte de la misma escena en la que se mueven unas guerrillas degradadas y tiene lugar una guerra sucia cuyo fin no se vislumbra.

Todo eso es cierto, pero como solía decir mi compañero Chucho Bejarano, de eso no se trata ahora, maestro. Se trata más bien de que, a la hora de considerar la hipótesis de una negociación política que le dé término a la acción armada de la guerrilla, la calificación de terroristas atribuida a las Farc y al Eln no tendría que ver con sus actos pasados, sino con sus gestos humanitarios, sus intenciones y sus acciones futuras.

Chávez planteó el tema en estilo: a la cañona y con las noticias de las mujeres y el niño todavía en las pantallas. Dijo que el Gobierno venezolano reconoce a las Farc y al Eln “como fuerzas insurgentes que tienen un proyecto político, que tienen un proyecto bolivariano, que aquí es respetado”.

Lo que no dijo a continuación, y que ha debido decir, es que para quitarse de encima el mote de terroristas y considerar una hipotética negociación política del conflicto armado, las guerrillas deben devolver ya, sin contraprestación alguna, a todos los secuestrados civiles. Una vez ello haya ocurrido, el Gobierno colombiano y las guerrillas deberían acordar un intercambio de guerrilleros presos por policías y militares secuestrados, en el marco de la mencionada hipótesis de una negociación política, con despeje o con zona de encuentro o como sea, y sin nuevos actos de barbarie de lado y lado.

Es posible que la sociedad colombiana, si es que se la deja pensar un poquito y se le presentan honestamente las opciones, prefiera este camino a cambio de la eterna reiteración de que la guerrilla ha sido terrorista por varias décadas. Y ya veríamos después qué pasa con la agenda bolivariana de Chávez y sus eventuales aliados en Colombia, debidamente protegidos para que la extrema derecha no los extermine.

Lo que resulta indis- pensable es escribir, y contar muchas veces, la historia de la barbarie que ha campeado en Colombia por tanto tiempo”.

* Consultor privado

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.