Sistema penal oral estresa a fiscales

Sistema penal oral estresa a fiscales

La muerte, el pasado sábado, de la Fiscal Lucy Cantillo a raíz de una súbita alza de la tensión arterial volvió a intranquilizar el ambiente laboral de la Fiscalía de Barranquilla, agitado desde el primero de enero con la entrada del nuevo sistema penal oral acusatorio.

16 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Fiscales y funcionarios del organismo le atribuyen al novedoso método de justicia la sobrecarga laboral que en dos semanas de vigencia ha provocado muchas tensiones y desencadenado enfermedades y estrés en el personal.

En este grupo se encontraba la fiscal Cantillo, hospitalizada desde el miércoles pasado cuando en pleno despacho le sobrevino la crisis fatal.

“Precisamente conversaba conmigo sobre el volumen de expedientes a su cargo, de repente se agarró la cabeza y me dijo que le dolía mucho. Le recomendé visitar inmediatamente un médico, pero no se recuperó”, recordó Martha Elena Zabala, coordinadora de la Unidad de Patrimonio Económico.

En la unidad de cuidados intensivos de una clínica privada permanece en estado crítico desde hace dos semanas el coordinador de la Unidad de Reacción Inmediata, Alíder Díaz, quien padece de peritonitis.

De acuerdo con sus compañeros, a Díaz se le vio disminuido anímicamente tras salir derrotado en dos audiencias públicas, una de estas, la que inauguró el sistema penal acusatorio en la ciudad, y que le valió un tirón de orejas de la Fiscalía General.

Pero eso no fue todo, según las mismas versiones, el funcionario fue objeto de mofa de algunos abogados que le gritaron que le iban ‘ganando dos a cero’, en alusión a las audiencias mencionadas.

“Esto pudo afectar su autoestima y contribuir al deterioro de su salud”, comentó Pedro Lara, funcionario de la Fiscalía.

Alíder Díaz tenía problemas en el colon y había sido sometido a una cirugía.

A la lista de fiscales incapacitados por estrés se suman Yamile Aníbal, de la Unidad de Reacción Inmediata (Uri); y Viviana Iriarte, fiscal local.

Para colmo, el fiscal Alfonso López protagonizó el jueves un grave accidente automovilístico tras concluir su jornada laboral.

Sus compañeros no dudaron en atribuírselo también a la desazón en que se desenvuelven por la exigente demanda de trabajo.

Sin embargo, Nelson Cantillo, vocal de Asonal Judicial, no comparte el argumento del estrés laboral en la Fiscalía.

“Un funcionario preparado no tiene por qué estresarse, solamente adecuarse a la nueva cultura jurídica”, afirma.

Para él, el sistema es ajeno a los infortunados hechos y dice que, en su criterio, obedecen más a situaciones de carácter personal que laboral.

Según el dirigente, no se puede victimizar a la Fiscalía. “Los traumas son propios en todos los cambios, pues estamos dejando atrás un modelo de muchas generaciones”.

Una opinión similar maneja el juez Edgardo Vizcaíno. “Las nuevas reglas han estresado a muchos funcionarios porque no están preparados. La falta de una teoría cimentada está haciendo colapsar la salud de esta gente, eso es lo que está pasando”, opinó el funcionario.

Les preocupa evaluación en marzo .

A los funcionarios de la Fiscalía les preocupa también que el 2 de marzo serán sometidos a una evaluación que determinará quiénes quedan en la institución.

De 110 fiscales que hay en el Atlántico, solo once están fijos en carrera, los demás están en provisionalidad y tienen 18 y hasta 20 años de servicio en el poder judicial. De no ganar la prueba quedarían en la calle

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.