RECESIÓN COQUERA AMENAZA BOSQUES

RECESIÓN COQUERA AMENAZA BOSQUES

El descenso en el consumo de cocaína en Estados Unidos y el aumento de la preferencia por los derivados de la amapola en Europa acarrearían consecuencias funestas para la selva amazónica, dijo en la capital peruana Antonio Lara, director del Programa Selva, adscrito al Centro de Información y Educación para la Prevención de Abuso de Drogas (Cedro). Según Lara, el descenso en el consumo de clorhidrato de cocaína ha reducido los precios, lo que ha obligado a los productores a deforestar el triple para compensar las pérdidas .

23 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Igualmente, el experto sostuvo que la recesión coquera inmoviliza miles de kilos de pasta básica en los centros de acopio de la Amazonia, con el riesgo de que la población campesina se convierta en consumidor masivo.

Las estadísticas parecen confirmar este temor, pues mientras en 1987 los niveles de consumo de drogas en la Amazonia peruana eran casi nulos, en 1992 se establecieron índices de adicción del 10 por ciento que involucraban a niños y jóvenes entre los 14 y 25 años de edad.

De acuerdo con los informes internacionales, en los últimos dos años alrededor de un millón y medio de cocainómanos de Estados Unidos han dejado de consumir el alcaloide. Sin embargo, se ha registrado un repunte en la producción de amapola y el consumo de opio, heroína y morfina.

El ciclo de la coca está pasando y se inicia el de la amapola, patrocinado por los carteles mexicanos y colombianos, que puede ser más perjudicial aún para la Amazonia, hablando en términos ecológicos y sociológicos , dijo Roger Murril, experto en Amazonia y narcotráfico.

Los analistas del gobierno de Fujimori opinan que la única salida consiste en emprender cuanto antes una estrategia integral de cultivos alternativos que interesen a los campesinos por su rentabilidad, es decir que puedan venderse a buenos precios.

El narcotráfico ha sido el principal promotor de la colonización en el Amazonas, pero los suelos son tan pobres que pronto se gastan y pueden tardar hasta 200 años en recuperar su estado natural , afirma Juan G. Saldarriaga, director del Programa Tropenbos Colombia.

Por su parte, la Comisión Andina de Juristas (CAJ) estima que para llevar a cabo programas eficaces de sustitución de cultivos ilícitos en la región amazónica que comparten Perú y Colombia, se requiere una inversión superior a los 1.600 millones de dólares.

No es una cifra excesiva, representa apenas el 1 por ciento de lo que pagarán en los próximos cinco años los drogadictos para adquirir cocaína producida en el Alto Huallaga peruano , declaró Iván Rentería, directivo de la CAJ.

Según mediciones realizadas a través de satélite, existen más de 160.000 hectáreas sembradas de coca en la zona fronteriza con Colombia. En total, el narcotráfico ha ocasionado la deforestación de 700.000 hectáreas de bosque tropical húmedo, que equivale al 10 por ciento de la Amazonia.

Por otra parte, las investigaciones de Cedro revelan que cada año son arrojados a los ríos de la cuenca amazónica 57 millones de litros de querosene, 32 millones de litros de ácido sulfúrico, 16 toneladas de cal viva, 32.000 toneladas de carburo, 16.000 toneladas de papel higiénico, seis millones de litos de acetona e igual cantidad de tolueno, desechos producidos en los laboratorios clandestinos de la selva.

Los expertos en contabilidad ambiental dicen que el costo de recuperación de la Amazonia deteriorada por el cultivo de coca alcanza los 500 millones de dólares, aunque en algunas zonas el daño es ya irreversible.

A pesar de lo anterior, no todo es información desalentadora, ya que hasta el momento se han consolidado 18 microempresas de antiguos coqueros que ahora se dedican a la producción de tabaco y han logrado vender el kilo de hoja de tabaco a 65 centavos de dólar en los mercados europeos.

Del mismo modo, el gobierno alemán se encuentra impulsando el cultivo de café biológico en Colombia, Perú y Bolivia; este producto orgánico ha alcanzado la cotización de dos dólares por libra en el mercado internacional.

Las bioempresas, basadas en la explotación natural de los recursos naturales, son, quizá, la única alternativa viable en estos momentos para la conservación del bosque lluvioso amazónico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.