Menores de Dosquebradas a dormir desde temprano

Menores de Dosquebradas a dormir desde temprano

El duro para la trillada es ‘Calavera’ porque los deja apretaditos y bien ‘armados’, dice sonriendo un muchacho de unos 16 años, mientras señala a su compañero de mejillas hundidas y rostro pálido.

14 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Es su manera de decir que, cuando de ‘armar’ un cigarrillo de marihuana se trata, ese muchacho, que no refleja más de 14 años, ha ganado su fama en San Diego, un barrio de calles estrechas en Dosquebradas.

Varios adolescentes piden unas monedas para conseguir esa droga porque ‘la noche es larga’. Dicen que pocas veces se atreven a salir de San Diego y menos se aventuran hacia Guadualito, barrio vecino, donde la banda de ese sector de seguro los agarra “a changón y se forma la plomiza”.

Más allá, en las calles del ‘Hueco’, a primera vista, un muchacho de figura menuda, tez trigueña y apenas 1,50 de estatura no causa impresión.

No saben su nombre pero cuando se habla de ‘Gorila’ la gente baja la voz y mira recelosa hacia los lados. Con sus 16 años ya es una leyenda en este sector entre Los Naranjos y Santa Teresita.

Dicen que tiene su propio arsenal, que le quedó de sus andanzas con paramilitares con los que se alió para vengarse de jóvenes pandilleros que le mataron a un familiar.

Hay enfrentamiento En este municipio de 180.000 habitantes, el segundo de Risaralda y el primero en el Eje Cafetero por su capacidad industrial instalada, no faltan los enfrentamientos entre pandillas y, en ocasiones, jóvenes asesinados por hurtarles sus pertenencias.

De los 160 homicidios del año pasado en esta localidad, 54 de las víctimas fueron menores y un 30 por ciento de las muertes violentas involucró a jóvenes entre 15 y 24 años como víctimas o victimarios.

La situación es tan apremiante que llevó a la alcaldesa, Luz Ensueño Betancur, a plantear un toque de queda para menores que regiría entre las 10 p.m. y las 5 a.m. para evitar que los muchachos sean agredidos o comprometidos en infracciones a la ley.

Agrega que se sabe de entre 50 y 70 pandillas juveniles y que hay menores de hasta 12 y 13 años vinculados a esos grupos. Expresa que en una primera fase, la medida se instauraría para menores de 15 años, los de mayor riesgo.

“La medida tiene que ir con acompañamiento psicológico, oportunidades recreativas y culturales, escenarios. También se debe definir un espacio para llevarlos mientras sus padres los reclaman, que puede ser la Casa de la Cultura o la de la Tercera Edad”, manifiesta la alcaldesa.

Antes que en sanciones a los padres, la administración propone campañas para que ellos asuman la responsabilidad y autoridad ante los hijos.

Zonas de riesgo El comandante de la Policía, coronel José Antonio Poveda, expresa que el toque de queda para menores no ha sido tratado hasta ahora y que el compromiso es hacer frente no solo a las pandillas sino a todas las formas delictivas y a la criminalidad en todas sus manifestaciones.

De acuerdo con un estudio en el que participaron los Jueces de Paz de Dosquebradas, la Defensoría Nacional del Pueblo, Redepaz y estudiantes de once colegios, hay plenamente identificadas 52 bandas en 11 de las 12 comunas.

esos combos los integran entre 5 y 30 muchachos.

Entre los barrios más críticos, los estudios han identificado, además de San Diego y Guadualito, El Martillo, Versalles, Camilo Torres, Los Guamos, Los Pinos y Manuel Elkin Patarroyo, donde operan ‘Felipe’, de 19 años, dedicado al tráfico de granadas, y ‘El Perro’que manejaría reductos paramilitares de las bandas de ‘Cordillera’ y ‘Escalera’.

Eisenhawer D’Janon Zapata, consejero de paz de Dosquebradas, advierte sobre la conflictiva situación social de los jóvenes.

“Un 34 por ciento de los muchachos entre 18 y 24 años se encuentra desempleados y ellos mismos hablan de una especie de discriminación social, pues cuando relacionan uno de esos barrios los rechazan, lo que los impulsa a mentir”, dice.

Para él, la administración local debe servir de ‘puente’ con el sector privado para evitar ese rechazo hacia los jóvenes que viven en zonas consideradas peligrosas.

Destaca que la Cámara de Comercio hizo un trabajo de reinserción con dos pandillas de San Diego, pero el proceso quedó a media marcha.

Mientras se define la medida y se adoptan programas sociales, no cesan los enfrentamientos territoriales y la captación de menores por grupos que como ‘Cordillera’ y ‘La Escalera’, dos de las más reconocidas que utilizan a los muchachos en la distribución de estupefacientes o promueven entre ellos el consumo.

‘‘ Hay que socializar el proyecto con padres de familia, autoridades de familia, Policía y los mismos muchachos en los colegios y sus barrios”.

Luz Ensueño Betancur, alcaldesa de Dosquebradas.

Preocupa aumento en consumo de heroína.

La directora del ICBF en Risaralda, Teresita Cardona Cañaveral, expresa su preocupación por el aumento del consumo de heroína entre los menores, con graves riesgos para la salud.

Agrega que la problemática de los menores se refleja en el aumento de consultas en la Comisaría de Familia.

La funcionaria destaca las ventajas de una medida como el toque de queda para evitar situaciones de riesgo para los menores, tanto víctimas como victimarios.

Precisa que se requiere un esfuerzo conjunto entre la Alcaldía, el ICBF y autoridades en programas que estimulen el buen uso del tiempo libre y la creación de clubes juveniles

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.