Sábat se vino a buscar el caimán de Barranquilla

Sábat se vino a buscar el caimán de Barranquilla

“A ver si encuentro al caimán de Barranquilla”, bromea Hermenegildo Sábat (1933), a propósito de popular canción colombiana famosa en todo el continente. Sábat, un grande la caricatura argentina, estará en el Carnaval de las Artes que comienza mañana en la capital del Atlántico.

14 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Pese a haber nacido en Montevideo (Uruguay), Sábat, es uno de los más respetados representantes del humor gráfico de la Argentina, país delque se nacionalizó en 1980.

Así que está nacionalizado en Argentina, tierra fértil de humoristas ...

Mi madre era argentina. Por mi abuela tengo antecedentes personales históricos, era descendiente de Juan Facundo Quiroga. No aliento ese asunto de las divisiones regionales, de los lindes geográficos. Porque generalmente sirve para separar y no para unir.

¿Cómo entró a jugar el periodismo en su arte? El primer dibujo que publiqué, a los 15 años, ciertamente era de un jugador de fútbol. No de la Santísima Trinidad; no una cosa abstracta. Más bien, era muy concreta. Siempre me he movido con gran fluidez y tranquilidad en una redacción. En cambio, no funciono bien en agencias de publicidad o cenáculos de falsos teóricos del arte.

¿Qué le gusta tanto? Que en ella puedo caminar tranquilo, porque el que está ahí es un trabajador también, no un intelectual. De las redacciones ha salido gente como don Gabo García Márquez, una persona sencilla, que aprecio enormemente.

¿Quiso ser escritor alguna vez? Acompaño siempre los libros con textos, tengo 30 libros, siempre escribo. A Colombia llevaré uno nuevo, que acabo de imprimir: El pájaro que murió de risa. ¿Qué murió de risa? Era el músico de jazz Charlie Parker (1920-1955), conocido con el seudónimo de Bird (Pájaro). El tipo estaba enfermo por otras razones. Pero, minutos antes de morir vio un programa de TV y le dio un ataque de risa y técnicamente se quedó seco, ahí. El libro está dedicado a él. He dedicado libros a otros artistas: Beider Becke, Aníbal Troilo, Gardel, a Borges y a Fernando Pessoa.

¿Qué va del caricaturista al artista plástico? No pienso en los nombres o calificaciones que merece lo que hago. Es cierto que admiro a los pintores y artistas. Debe ser también una forma de aspiración personal. Quisiera ser como esa gente y no sé si me alcanza.

Fundó su propia escuela de arte...

Tengo la escuela hace muchos años, unos 25 ó 26. Damos fundamentos en pintura, grabado y esas cosas. Pero lo fundamental es el respeto que le concedemos a la gente que viene. Pero no puedo poner una chapa en la puerta que diga: “Taller de respeto”.

¿Respeto? Gente que llega y se siente frustrada. Ha tratado de generar simpatías en otros lados y no ha tenido suerte. Lo que se repite es la necesidad de expresión que tiene la gente y nosotros alentamos esa necesidad.

El objetivo entonces no es sacar genios No lo es. No alentamos esos calificativos ni los usamos. Alentamos a que la gente se exprese. Si sale alguien bueno, mejor.

¿Qué consejo les da a quienes comienzan? Que trabajen todos los días. Y que tengan paciencia.

HERMENEGILDO SÁBAT, ¿QUIÉN ES?.

Sábat ha visto publicados sus trabajos en ‘The New York Times’, ‘L’Express’ y ‘O Globo’.

» Ha publicado 30 libros y fue distinguido como Personalidad Emérita de la Cultura Argentina (1997).

» Obtuvo el premio María Moors Cabot (1988), el Premio Nacional Pedro Figari de Pintura (Montevideo, 1997) y, en el 2005, el homenaje de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.