La odisea de los colombianos atrapados en Ezeiza

La odisea de los colombianos atrapados en Ezeiza

Aunque comenzó a normalizarse lentamente, la odisea de las 5 mil personas –entre ellas más de 400 colombianos– que por un conflicto laboral en Aerolíneas Argentinas se vieron abandonadas a su suerte sin comida y hacinados en medio del calor del verano bonaerense, continuaba en el aeropuerto internacional de Ezeiza.

14 de enero 2008 , 12:00 a.m.

En la noche se informó de la partida del vuelo 1372 a Bogotá, que completaba más de 80 horas de retraso.

Sin embargo, los 40 pasajeros de otro vuelo a la capital colombiana, que originalmente estaba programado para ayer, recibieron la noticia de que solo podrán despegar de Argentina, si todo sale bien, mañana martes a las 8 a.m.

La precaria situación de quienes se vieron atrapados en Ezeiza la relató ayer la médica Constanza Rodríguez, quien narró en La W la odisea que la trajo de vuelta el sábado, vía Brasil. Rodríguez aún tiene en su bolso los tiquetes para el vuelo 1372 de Aerolíneas Argentinas, que nunca logró abordar.

En diálogo con EL TIEMPO, la médica relató la insoportable experiencia que vivió por la falta de respuestas de la aerolínea.

“Nos llevaron una noche a dormir a un hotel, pero al día siguiente nos mandaron recoger y cuando nos dejaron en el aeropuerto no había un vuelo programado. Era más como por sacarnos del hotel, pero llegamos y no había ni siquiera niñas en el counter”.

El hambre, el cansancio y el calor empezaron a pasar factura. “Realmente estaba desesperante, sobre todo para las familias con niños. Encima nos quitaron el aire acondicionado. Pero es, sobre todo, que nadie diga exactamente qué. La empresa nunca dio la cara”.

Rodríguez salió de Buenos Aires el viernes a las 10 p.m., 36 horas después de lo previsto. Tuvo que comprar de su propio bolsillo los pasajes para ella, su esposo y sus dos hijos. “La única opción de regreso fue volar hacia Salvador (Brasil) y de ahí a Sao Paulo”, cuenta.

De Sao Paulo, un vuelo de Avianca los trajo a Bogotá.

Ahora espera que, al menos, Aerolíneas Argentinas le pague los nueve millones de pesos que gastó para poder regresar a su casa con los suyos. “Yo espero que nos reconozcan algo… o todo. No sé”.

Reina la impaciencia En Ezeiza, la espera para quienes no han conseguido salir continúa. Algunos pasajeros optaron por procurarse c olchones para dormir en el terminal.

Ayer, representantes de la empresa anunciaron que pagarán 20 pesos argentinos diarios por persona, pero muchos dudan que la cifra alcance, sobre todo si se considera que en Ezeiza una botella de agua mineral cuesta seis pesos argentinos, unos 3.600 pesos colombianos.

Durante el día salieron otros cuatro vuelos a Florianópolis (Brasil), Punta Cana (República Dominicana), Roma (Italia) y Ushuaia (Argentina)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.