‘Yo vi nacer a Boogie’: Crist

‘Yo vi nacer a Boogie’: Crist

Crist, uno de los grandes del humor gráfico argentino, que trabajó con Roberto Fontanarrosa cuando ambos comenzaban su carrera, y volvió a estar a su lado, convertido en sus manos, cuando el creador de Boggie el Aceitoso e Inodoro Pereyra ya no pudo dibujar, llega a Colombia para participar, con el uruguayo Hermenegildo Sábat, en el homenaje a Fontanarrosa, durante el barranquillero Carnaval de las Artes, que se inicia este martes.

13 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Cristóbal Reinoso, Crist, conoció al ‘Negro’, como llamaban a Fontanarrosa, cuando ambos estaban alrededor de los 25 años. Hacía parte del equipo de la revista cordobesa Hortensia, en la que fue a trabajar el rosarino.

Tenían en común la vocación y ser de provincia. Fontanarrosa, de Rosario; él, de Santa Fe.

La relación llegó a ser tan estrecha que Crist vio nacer a Boggie. “Fue un regalo que me hizo. Surgió después de ir juntos a ver Harry, el sucio.

Regresó a Rosario y me envió una página que se llamaba Boggie, el aceitoso, parodia de Harry, para que la pusiera en mi escritorio. Se la mostré al director de la revista y dijo: ‘Esto va en el próximo número’”.

Crist y Fontanarrosa mantuvieron esa cercanía por casi una década. Después, Crist se mudó a España y empezó la distancia. “Nos volvió a juntar la enfermedad”, dice. Un año antes de la muerte de ‘El Negro’, a mediados del 2007, se propusieron trabajar en equipo. “Él se resistió todo lo que pudo –cuenta Reinoso–, porque no es fácil entregar una parte de la creación”.

.

Mano derecha e izquierda del ‘Negro’ Crist conserva como tesoros los mensajes que le enviaba Fontanarrosa para la concepción de las caricaturas: “Decían: ‘Imaginate dos tipos, uno le dice al uno tal cosa y el otro le contesta tal otra’. Y yo no necesitaba muchas descripciones de cómo estaban vestidos, porque la complicidad que teníamos era tal que era fácil entender”, dice Crist.

El trabajo se hizo con una regla tácita básica: que Crist no intentara imitar el estilo de Fontanarrosa, porque cada uno tenía el suyo, aunque ambos se habían influido mutuamente. “Era mi interpretación de los guiones suyos. Y eso nos daba más libertad a los dos”, recuerda.

Una vez recibía los guiones, Crist los llevaba a la imagen con ayuda del Photoshop. Y su esposa, María Teresa, los coloreaba. En los globos ponían la letra de Fontanarrosa, que estaba consignada en una fuente de computador.

Seguía la etapa de correcciones de ambos artistas. Y así ocurría todos los días, porque tenían el compromiso de entregar a diario para El Clarín.

.

CUANDO CRISTÓBAL SE VOLVIÓ CRIST Cristóbal Reinoso es Crist desde los 17 años, cuando tuvo que empezar a trabajar.

» Convencido de que en su vocación estaban los pinceles y las témperas, consiguió trabajo pintando los carteles que anunciaban los precios de los productos en las góndolas de un supermercado de Santa Fe.

» “Me divertí porque era mi primer dinerillo, mi independencia. Andaba s con un carrito con témperas atendiendo cada mostrador” » Atendían solo muchachas, ellas le abreviaron el nombre. Cuando lo buscaban, lo llamaban desde lejos: ¡Crist! » Así firmó el día en que lo buscaron en el almacén para pedirle una caricatura para la revista ‘Opinión Deportiva’. La viñeta salió con el título ‘El humor de Crist’. Fue como el momento en que un novillero recibe la alternativa.

REDACTORA DE EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.