Cecilia y Sarko, relación en la tormenta

Cecilia y Sarko, relación en la tormenta

Divorcio de Cecilia en octubre, encuentro con Carla Bruni a finales de noviembre, primeras fotos en diciembre con su nueva novia en Eurodisney, vacaciones a finales de año en Egipto y Jordania, confesión en enero que es una relación “seria”, sin descartar una próxima boda: en el amor como en la política, Sarkozy no levanta el pie del acelerador.

13 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Ni cierra tampoco las cortinas. Los medios fueron autorizados a fotografiarlos y filmarlos en su visita turística a Luxor y Petra. Ningún gesto de ternura de la cantante y ex modelo italiana escapó a los objetivos.

Sarkozy reivindica sin complejos esta apertura de su vida sentimental.

En la primera conferencia de prensa del año donde evocó por primera vez su relación con Bruni, Sarkozy sugirió que el ex presidente François Mittérand hacía lo mismo, pero a escondidas y cubierto con el silencio cómplice de los medios. Sus vacaciones eran además más costosas para el contribuyente ya que lo hacía en avión presidencial y no en un avión privado prestado por un amigo millonario, como él.

Esto puede ser cierto, pero no convence del todo a los franceses porque, al mismo tiempo, en materia económica, las cosas no van bien. Los franceses están muy inquietos por su poder adquisitivo.

Con el aumento de la inflación, muchos observadores piensan que los mejores días de Sarkozy ya pasaron.

Algunos sospechan que la estrategia política de Sarkozy consiste en manipular su vida privada para subir en las encuestas, que registran un descenso desde comienzos de año, aunque son a pesar de todo globalmente positivas.

Cuando le preguntaron a Sarkozy qué estaba haciendo por el poder adquisitivo de sus compatriotas, respondió que las cuentas del Estado están en rojo y él no puede dar el dinero que otros ya se gastaron.

Muy realista y frentero, es cierto, pero esto puede hacer que el episodio con Carla sea contraproducente. Algunos editorialistas achacan su caída de popularidad a una vida privada voluntariamente sobreexpuesta.

Los franceses no quieren saber adonde va a llevar a Carla en las próximas vacaciones, sino adonde piensa conducir al país en 2008.

Uno de los ministros de Sarkozy dijo que “un presidente feliz es todavía más eficaz” . A los franceses les interesa, sobre todo, lo segundo.

Por eso, entre más dinero tengan en el bolsillo, más tolerantes y comprensivos serán con la altamente mediatizada vida íntima de Sarkozy. De lo contrario, la exasperación con la vida de novio alegre del Presidente seguirá aumentando.

AFP.

MIENTRA SE ESPERA LA BODA, LA ‘EX’ ES NOTICIA Los rumores de boda de Nicolás Sarkozy y Carla Bruni tienen en vilo a la prensa. Los fotógrafos han estado apostados ante varias alcaldías de París, sin que nada haya trascendido.

Esta semana, Sarkozy les lanzó un reto a los medios al afirmar que se enterarían de la boda cuando “ya haya sido”.

La intensificación de los rumores de boda coinciden con la publicación de tres libros sobre su ex esposa, Cecilia, quien perdió el primer asalto en los tribunales en su intento de prohibir la difusión de uno titulado con su nombre. En el mismo, a ella se le atribuyen calificativos lapidarios sobre su ex esposo: “un avaro”, “un mujeriego”, “un hombre que no ama a nadie, ni siquiera a sus hijos” y que “no es digno” de ser Presidente de Francia.

PARA EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.