Helenia: la zapatería de los travestis de Santa Fe

Helenia: la zapatería de los travestis de Santa Fe

Conseguir zapatos hace 30 años no era una tarea fácil para los travestis de Bogotá. Encontrar un calzado que soportara su peso y que además fuera femenino, en tallas del 40 en adelante era toda una odisea.

13 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Esta carencia fue aprovechada por el zapatero Leonidas Castellanos para fortalecer su empresa con un mercado antes inexplorado.

‘Calzado Helenia’ fue el primer almacén de calzado en hacer botas de tacón alto que llegan hasta la cadera, y sus dueños conocen al dedillo las necesidades de sus principales clientes: los travestis del barrio Santa Fe.

Saben que los tacones de los travestis necesitan doble refuerzo de acero en la suela, porque ellos son correteados por la Policía; y que no usan medias, por lo que las plantillas de los zapatos tienen que ser muy finas.

Se preocupan por forrar por dentro las botas con ‘pique’, una tela que los protege del frío.

“A ‘ellas’ les gusta este calzado porque no usan ropa. Solo usan las botas, y un abrigo que abren cuando pasa un cliente”, cuenta Jorge Castellanos, hijo de Leonidas y perteneciente a la tercera generación que pasa por la zapatería.

‘Helenia’ también está especializada en zapatos y sandalias de tacón alto que alcanzan hasta los 18 centímetros, todo según el gusto de los clientes.

“Los travestis lo que más piden es exclusividad. Ellos ven muchas revistas y piden los modelos que le hayan visto a alguna a actriz famosa”.

La época de oro de este negocio fue en los años 80, cuando hacían 10 y 15 pares de zapatos cada semana, ahora no llegan a la mitad.

Por muchos años fueron los únicos que trabajaban para los travestis, pero ahora tienen mucha competencia. La más fuerte es Calzado Jhorbam, una zapatería del barrio El Restrepo.

Por esto, ahora solo trabajan por encargo. Jorge tiene marcado en un bloc, tamaño oficio, el borde de los enormes pies de sus clientes, al lado de cuánto dinero han abonado.

Pero la competencia también le ha servido para mantener su negocio. “Están comprando mucho zapato chino y siempre tienen que venir aquí para que yo se los arregle”, cuenta Jorge.

Paulina, un travesti que trabaja en la esquina de calzado Helenia, cuenta que desde hace 10 años lleva sus zapatos donde Jorge, porque trabaja muy bonito y sabe que “hacen calzado de calidad”, dice, mostrando sus sandalias rojas de plataforma y tacón puntilla.

Van muchas Tatianas Trabajar con tantos travestis le ha dado a Jorge un gran conocimiento de su mundo. Por ejemplo, sabe que el nombre de moda es Tatiana, que por estos días están trabajando en las ferias de todos los rincones del país y que muchas se están yendo a Ecuador donde les sale muy barato operarse.

“Viajan mucho a trabajar y tienen buen mercado en Francia e Italia. Tengo una cliente que vive en Rusia y viene cada año a llevarse 3 pares de botas para venderlas allá”.

Los números que más se venden son el 40 y 41, pero tienen algunos clientes que son talla 45. Ofrecen desde sandalias de 50.000 pesos hasta botas de 450.000.

En este momento Jorge está vendiendo el local y sueña con irse para el norte. No le preocupa alejarse de los travestis porque sabe que ellos lo buscarán. “Nuestra fama nos permitirá mantenernos ‘en pie’”, dice Jorge

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.