El mes ‘horribilis’ de Cristina K

El mes ‘horribilis’ de Cristina K

Ayer cumplió sus primeros 30 días como presidenta formal del país y a juzgar por los acontecimientos, fue el mes horribilis del gobierno de Cristina Kirchner. Desde la denuncia que surgió en un proceso judicial en Miami, en torno al ‘Maletagate’ que –según pruebas de la Fiscalía de E.U.– financiaría su campaña desde Venezuela, hasta la escasez de energía que tiene a muchos argentinos con la bronca a tiro de cacerola, el primer mes de Cristina tiene varios calificativos, menos el de positivo.

11 de enero 2008 , 12:00 a.m.

La Argentina ya no vive presa de escudriñar el índice del riesgo país, como en aquellos días previos a la crisis financiera del 2001. Ahora está pendiente de otro índice. El que se mide cada hora y con el termómetro en la mano: el del consumo energético. El lunes último los casi 40 grados de calor dispararon esos niveles a 18.290 megavatios, cerca de los 19 mil, la capacidad máxima del país.

La crisis energética no es nueva, pero el gobierno de Néstor Kirchner la vino negando y paliando con curitas. Eso redundó en que ahora barrios enteros soportan el verano con cortes prolongados y carencia de agua. La crisis “está con nosotros”, dice el experto Daniel Montamat.

Como solución, el gobierno optó por distribuir lámparas de bajo consumo en los hogares. Eso, cuando todavía no terminaron de desmontarse las decenas de miles de lámparas en las calles con motivos navideños. “Toda una muestra de la planificación y estrategia que debe caracterizar a ‘un país serio’, como dice la presidenta”, se burla Julio Bindet, corredor de seguros y taxista.

El pasado 31 de diciembre y el primero de enero, los vecinos de los barrios porteños de Caballito y Floresta sacaron a relucir su descontento con cortes de tránsito y cacerolazos. Una muestra a escala de las protestas del verano del 2002. La presidenta ya llevaba seis días de sus vacaciones en la patagónica El Calafate, que prolongó hasta el martes.

Allí, en la casa de descanso familiar, Cristina esperó el regreso de su esposo de Colombia como garante de la entrega de los tres rehenes de las Farc. El fiasco –que algunos llaman “papelón”– fue tal, que dejó de manifiesto lo que siempre se señaló: Argentina no sólo carece de energía, sino también de política exterior. O sigue las decisiones de Brasil o las de Venezuela, pero no sus propias líneas.

Frustrado acercamiento La intención era otra cuando llegó a la Casa Rosada. Confiaba a sus íntimos que era el momento de acercarse a Estados Unidos y México y tomar distancia de Caracas. No pudo. Dos días después de su posesión estalló el segundo acto del escándalo de la maleta que en agosto había llegado de Caracas con 800 mil dólares no declarados.

En lo que los analistas calificaron como una torpeza, la presidenta salió a acusar al gobierno Bush de montar “una operación basura”.

Tampoco faltó el conflicto con los productores de leche y con sectores piqueteros; el procesamiento judicial de la ex ministra de Economía Felisa Miceli, por el affaire con más de 100 mil dólares, que le costó el cargo –y ahora amenaza con no ser el chivo expiatorio de muchas cosas graves que pasan–; y alguna que otra dudosa noticia. Por ejemplo, el índice –“amañado”, según los empleados del intervenido Instituto de estadísticas– de la inflación. Según el gobierno, fue del 8,5 por ciento en el 2007. Pero los estudios más serios aseguran que superó el 20 por ciento.

GOBIERNO ADMITE CRISIS DE ENERGÍA.

BUENOS AIRES (AFP) La presidenta Cristina Fernández de Kirchner afirmó ayer que la ola de calor que atraviesa Argentina puso en riesgo la distribución de energía, en particular en Buenos Aires y su periferia, y admitió que el país no está preparado para afrontar temperaturas extremas.

En su primer discurso en la Casa Rosada (gobierno) tras unas vacaciones de 10 días, la mandataria reconoció que el martes cinco millones de usuarios padecieron los cortes de energía, en una jornada en que la sensación térmica superó los 40 grados centígrados en la región metropolitana. Agregó que el 5,87 por ciento del sistema energético estuvo afectado.

La presidenta dijo que “el uso racional de recursos cada vez va a ser más difícil y van a estar más comprometidos”.

‘‘ Con una capacidad de 19.000 megavatios. todo estaba trabajando al máximo, por lo que tuvimos hasta 50.000 cortes simultáneos”.

Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de la Argentina

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.