EL NUEVO ORDEN DE LA GUERRA

EL NUEVO ORDEN DE LA GUERRA

Está por concluir un año que por muchas razones será recordado como una jornada llena de episodios trágicos, de sangrientas contiendas, de inhumanos procesos de reajuste promovidos por el apremio con que un mundo alejado de Dios busca darle acabado a algo que denomina Nuevo Orden Internacional, y que, en el fondo, no es otra cosa que el reacomodamiento de las fuerzas ocultas que se disputan el dominio del planeta y que, en la sombra, determinan la manera de repartirse sus bienes a expensas de un antiguo mecanismo, perfeccionado hoy por la moderna tecnología: la industria de la guerra. Industria que lleva consigo el diseño estratégico, el método táctico, el marco logístico y el estimativo de las pérdidas y ganancias que los grandes usufructuarios derivan de la acción bélica, a costa del valor irreparable de lo que se destruye y de las vidas que se sacrifican.

23 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Lo que antes se perdía en defensa del honor, de la soberanía, del derecho a la independencia política y aún a la primacía religiosa, hoy sólo tiene un nombre: economía de mercado.

El mundo gira en torno de los intereses de esa nueva divisa, puesta en juego como base de aquel Nuevo Orden Internacional. Por eso, concluida la Guerra fría , los bloques antagonistas que mantuvieron en vilo la supervivencia de la especie durante más de medio siglo, ahora se yerguen sobre una misma plataforma. De espaldas a los estragos que se causaron mutuamente. Y las cenizas de sus héroes de guerra, cuyo odio inculcado y recíproco mereció las más altas distinciones, hacen parte de la ruina que necesitaron promover en favor de aquel viejo negocio: la industria de la guerra.

Industria que llegó a tal grado de sofisticación y perfeccionamiento, a tal categoría de cosa inmanejable, que obligó a sus fabricantes y detentadores a reflexionar por encima de su secular desprecio por la vida humana. Es posible que las terribles confrontaciones donde están expresándose de manera tan impresionante la capacidad destructora de las armas y los odios represados que ese mundo alejado de Dios todavía tiene en juego, pronto sean reemplazadas por las novedosas modalidades del Nuevo Orden , en cuyo nombre se enfrentarán las potencias del mundo desarrollado, ahora convertidas en Bloques Económicos Continentales . Esas modalidades son, entre otras, la guerra de precios, la guerra de aranceles, la guerra de subsidios, la guerra de marcas, la guerra de pactos, etc. etc.

Entonces, como el reducto de arsenales a la venta perderá demanda, seguramente se incrementará su oferta a los países en vías de desarrollo, con grandes descuentos y cómodos sistemas de pago. No importa que las guerrillas hayan perdido su razón política de ser. Lo importante es que los grupos alzados en armas no desaparezcan y continúen siendo los potenciales compradores del remanente bélico que ha quedado en oferta de promoción.

Algo me dice que el fenómeno bautizado como Nuevo Orden Internacional debería ser sustituido por el de Nuevo Orden de la Guerra.

Esta reflexión me ha asaltado cuando aún experimento la emoción de haber sido galardonada con la Medalla al Mérito durante el encuentro de más de 1.200 reservistas de las distintas fuerzas: Armada Nacional, Fuerza Aérea, Ejército y Policía. En un momento de esos se siente de veras la significación de pertenecer al cuerpo armado de la república, y se concentran en la memoria los conocimientos que sobre la importancia de ellos hemos venido recibiendo.

Valga la ocasión, entonces, para expresar mis votos por la recuperación de nuestro ministro de Defensa, Rafael Pardo Rueda, a quien le auguro en mi propio nombre y en el de mis compañeros reservistas, una Navidad en paz y un venturoso Año Nuevo.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.