CERRADA LA VÍA BOGOTÁ-MEDELLÍN

CERRADA LA VÍA BOGOTÁ-MEDELLÍN

Por lo menos seis días, incluyendo el puente de Navidad, permanecerá cerrada la carretera Medellín-Bogotá para todo tipo de vehículos, debido a que en la noche del martes un alud de tierra y rocas interrumpió el tráfico en el sitio Río Claro, a la altura del kilómetro 153, en jurisdicción del municipio de San Luis, oriente antioqueño. El Distrito de Carreteras Número Uno del Ministerio de Obras Públicas solicitó a los usuarios abstenerse de viajar por esta vía, y recomendó, en cambio, utilizar la ruta por Manizales, que según esa dependencia se encuentra en perfecto estado.

23 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El alud se produjo a unos 17 kilómetros del sitio donde el pasado 5 de octubre se desplomó el puente sobre el río Samaná, que dejó cinco personas muertas, dos heridas y seis vehículos atrapados.

Como consecuencia de la caída del puente, la vía estuvo un tiempo cerrada y después se abrió con paso restringido mientras viene una solución definitiva.

Los continuos cierres de esta importante carretera por la que se movilizan durante la época navideña unos diez mil pasajeros, han suscitado protestas de los transportadores y pronunciamientos de los dirigentes antioqueños, quienes llamaron la atención del Ministerio de Obras sobre la necesidad de ponerle una manito a la carretera .

Esta misma semana, concretamente el pasado lunes, unos 800 vehículos, afiliados a las empresas de transporte del oriente antioqueño, paralizaron el tránsito durante casi 12 horas, para solicitar al Ministerio de Obras que los dineros recaudados por concepto de peaje se destinen al mantenimiento de la vía, por lo menos en los primeros cincuenta kilómetros.

Por esta carretera también se moviliza el 50 por ciento de las materias primas y mercancías de la industria antioqueña hacia el centro del país. Unos cien camiones transportan diariamente unas 2.000 toneladas de productos.

Las transportadoras Expreso Bolivariano, Empresa Arauca, Flota Magdalena, Expreso Brasilia y Rápido Ochoa movilizan por esta vía un promedio de 1.500 pasajeros diarios en 38 buses.

El invierno que ha azotado al país en los últimos días ha deteriorado aún más el estado de la carretera, y en algunos tramos hay un número considerable de huecos, según Saúl Posada, jefe del Distrito Número Uno de Carreteras.

Personal y equipo fueron desplazados hacia el sitio del deslizamiento, con el fin de agilizar los trabajos y permitir el paso lo antes posible.

La ruta por Manizales, que deberá ser utilizada por los transportadores de carga y de pasajeros, se encuentra en buen estado, pero el invierno también ha hecho estragos en esa región, y los transportadores temen que con el incremento del tráfico, de 2.700 vehículos diarios a 6.000, se acelere el deterioro.

Entidades como la Asociación de Ingenieros Constructores (Acic) y la Sociedad de Arquitectos e Ingenieros (SAI) se han pronunciado en diferentes oportunidades sobre el mal estado de la carretera.

Lo cierto del caso es que por falta de mantenimiento o por culpa del invierno, desde septiembre pasado la carretera Medellín-Bogotá ha estado cerrada unas ocho veces. En una de ellas, el cierre se prolongó durante 30 días y dejó cuantiosas pérdidas económicas para el país y la región.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.