MUSULMANES RECHAZAN LA PROPUESTA SERBIO-CROATA

MUSULMANES RECHAZAN LA PROPUESTA SERBIO-CROATA

Los responsables políticos de la guerra en BosniaHerzegovina concluyeron anoche una intensa jornada de negociaciones sin llegar a un acuerdo sobre las divergencias territoriales que impiden la firma del acuerdo de paz que todavía esperan poder anunciar los ministros de la Unión Europea (UE) en esta navidad. Estamos lejos de un acuerdo y lejos también de obtener lo que pedimos, ya que serbios y croatas se niegan a hacer concesiones territoriales , declaró en la madrugada de hoy el portavoz de la delegación que encabeza el presidente de BosniaHerzegovina, Alija Izetbegovic.

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Por su parte, el presidente serbio, Slobodan Milosevic, no se mostró tan pesimista, pero sí reconoció que hay algunos problemas pendientes que espero puedan resolverse .

Estos problemas siguen siendo Sarajevo, el acceso al mar Adriático que reivindican los musulmanes en Neum, los enclaves en Bosnia oriental y el acceso de los musulmanes al río Sava a través de Brcko, al norte de BosniaHerzegovina.

Horas antes de viajar a Bruselas, Milosevic rehusó hacer comentarios acerca de los problemas territoriales que siguen pendientes, aunque reconoció que la delegación serbia ha retirado su oferta en Brcko porque ésta era condicional a la firma de un acuerdo de paz el pasado mes de septiembre .

Por lo pronto, la única novedad de la jornada es que a pesar de todo pronóstico, Milosevic acudirá a la capital belga haciendo frente común con su colega croata, Franjo Tudjman, con quien aún ha de resolver varias asignaturas pendientes, especialmente el reconocimiento de Croacia y la aceptación de un modus vivendi para la Krajina (territorio de Croacia bajo control serbio).

Puntos en común En una declaración conjunta, Tudjman y Milosevic, se mostraron de acuerdo en que los musulmanes bosnios deben obtener el 33,5 por ciento del territorio, el 17,5 por ciento los croatas y el 49 por ciento los serbios.

Ambos gobernantes defenderán asimismo al unísono, la partición de las ciudades de Mostar y de Sarajevo, tesis que no cuentan con las simpatías del presidente bosnio, Alija Izetbegovic.

Las partes decidieron entonces poner la ciudad de Mostar, cuyo control se disputan musulmanes y croatas bajo la administración de la UE, mientras que la capital bosnia, por cuya propiedad disputan musulmanes y croatas quedaría bajo la administración de la ONU, también por un plazo de dos años.

A través de su representante en estas negociaciones, el británico David Owen, los ministros de la UE reiteraron a serbios y croatas su oposición a la partición de ambas ciudades.

Más acorde con las directrices de la UE están los compromisos que Tudjman y Milosevic dijeron estar dispuestos a llegar, pues ambos coinciden en que los musulmanes deben abandonar la idea de tener una salida soberana al mar Adriático y elegir entre un acceso a través de la península de Prevlaka o la utilización de las facilidades portuarias recogidas en el acuerdo del Invencible .

La delegación musulmana insistió, por su parte, en que la única salida que aceptará es Neum y no Prevlaka, entre otras razones porque es territorio de Croacia y está a 120 kilómetros de Bosnia.

Respecto a los enclaves en Bosnia oriental, Tudjman y Milosevic reconocieron ante los medios de comunicación serbios y croatas, desplazados a Ginebra, el derecho de los musulmanes a dichos enclaves, tal y como la UE sostenía en la misiva transmitida a las partes por Owen.

Aunque dicho reconocimiento supone en sí mismo la mayor concesión serbia a los musulmanes bosnios, Tudjman y Milosevic rehusaron ser más explícitos, pues en su declaración no quedó claro que seguirán al pie de la letra las directrices de la UE. En las mismas se incluye la ampliación territorial de dichos enclaves, y el trazado de corredores que les unan entre sí y estos a Sarajevo.

Nada de eso ha sucedido, ya que se niegan a discutir sobre los enclaves, nos ofrecen territorio que nunca perteneció a los musulmanes e insisten en dividir en dos el distrito de Sarajevo , dijo el portavoz de la delegación musulmana, que no descartó en que haya que volver a negociar en Ginebra el próximo jueves.

Antes de abandonar la sede europea de la ONU, el líder serbio, Radovan Karadzic, afirmó que la propuesta serbocroata es más que generosa ya que da a los musulmanes el porcentaje territorial que siempre pidieron.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.