China tiene el balón

China tiene el balón

Son pocos los expertos que dudan que el petróleo tiene los días contados. No por- que se esté acabando: por el contrario, cada día aumentan las reservas comprobadas. Pero como anotó un ingenioso: “La edad de la piedra no se acabó por que se acabarán las piedras”.

09 de enero 2008 , 12:00 a.m.

El fin del petróleo deja en el aire dos preguntas: la primera es cuándo se va a acabar, es decir, si es cuestión de lustros o de décadas, y la segunda es qué energía lo va a reemplazar. Como es obvio, la respuesta a la primera depende en buena parte de la respuesta a la segunda.

Sorprendentemente, los E.U. no serán los que decidirán el futuro energético mundial. Los norteamericanos consumen el 25 por ciento del petróleo en el mundo, pero sus reservas solo son el 3 por ciento. Los gringos han perdido relevancia a nivel energético global y sus gobiernos han sido rehenes de las grandes multinacionales del petróleo, reacias todas ellas a explorar fuentes energéticas distintas a los hidrocarburos. La Unión Europea tampoco tiene mucho pataleo, fuera de su papel como gran consumidor. La Opep podrá manipular los precios durante algunos años, pero pronto será un tigre de papel. Saltimbanquis como Chávez y el iraní Ahmadinejad solo son piezas pequeñas en el complejo rompecabezas energético mundial.

Para el autor de esta nota, el balón del futuro del petróleo está es en manos de China y en menor grado de India. El 75 por ciento del uso del petróleo es en el transporte, y el otro 25 por ciento es fácilmente reemplazable por el carbón y el gas. Cuando los 2.500 millones de habitantes en China e India, cuya riqueza se está doblando cada seis y medio años, empiecen a demandar carros en una escala similar a los países desarrollados, es absolutamente necesario encontrar otras fuentes de energía. Hoy en día el mundo tiene 700 millones de vehículos que consumen 75 millones de barriles de petróleo diarios. Cuando se duplique y aun triplique esta cifra de automotores, no hay ninguna posibilidad de producir los 75 ó 150 millones de barriles diarios adicionales de petróleo para alimentar estos autos.

Necesariamente tiene que haber un sustituto.

Hoy en día son tres los principales candidatos para reemplazar el petróleo: los biocombustibles, los híbridos (que en esencia son motores eléctricos apoyados por motores convencionales), y el hidrógeno. A la hora de la verdad es muy posible que las tres alternativas tengan un papel importante que jugar.

Ni China, ni India tienen una infraestructura energética basada en los derivados del petróleo. Conscientes de que los hidrocarburos nunca van a poderles suministrar sus necesidades y no estando atados al pasado, son estos dos gigantes, dando un gran salto de rana tecnológico, los que van a decidir cuándo y qué energía va a ser el reemplazo del petróleo.

'' Sorprendentemente, los Estados Unidos no serán los que decidirán el futuro energético mundial”

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.