BALANCE POSITIVO DEL PNR EN 1993

BALANCE POSITIVO DEL PNR EN 1993

Hoy se cumple en Morales, sur de Bolívar, el último Consejo Municipal de Rehabilitación (CMR) que sesionará este año. Foro en el que la comunidad de Morales protocolizará la adquisición de un ferry o transbordador fluvial en cuya compra el Plan Nacional de Rehabilitación (PNR), invirtió 28 millones de pesos.

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Esta cifra es tan sólo una diminuta parte de los 185 mil millones de recursos que, aproximadamente, manejó ese plan presidencial en 1993, directamente y a través de entidades ejecutoras tales como el ICA, el INCORA y el HIMAT.

Para los pobladores de Morales esa cifra significa otra cosa: el ferry facilitará el transporte y la comercialización de sus productos agrícolas entre esa localidad y el corregimiento de Moralito, en Bolívar, y Gamarra, en César, de donde es posible la conexión vial con la carretera que conduce a la Costa Atlántica y a Bucaramanga.

Previamente, los habitantes del pueblo habían discutido en los consejos de rehabilitación la necesidad de un medio de transporte para sacar sus alimentos. Entonces, decidieron solicitarlo al PNR.

Esta mecánica participativa se afianzó durante este año. Los 23 mil 700 millones de pesos que el PNR administró directamente, fueron destinados a aquellos proyectos que la comunidad decidió adelantar en esos consejos municipales. Las obras son, posteriormente, ejecutadas y controladas por ella.

En total, a las comunidades cobijadas por el PNR la dirección del plan les aprobó 2.000 proyectos especiales es decir, 7 millones de pesos en promedio por obra.

Según Alejando Linares, director de esa institución, la inversión de dicho programa es la más democrática y la más decentralizada. Democrática porque se concerta con las comunidades en los Consejos y descentralizada porque se ejecuta con los municipios y las juntas de acción comunal , explicó.

Este año el 83.4 por ciento del total de la inversión de proyectos especiales se ejecutó en coordinación con las alcaldías municipales; el 1.5 con los cabildos indígenas y el 15 por ciento restante con las juntas de acción comunal.

Simultáneamente, el plan presidencial apoyó procesos de reinserción a través del programa interinstitucional de dotación de tierras en beneficio de guerrilleros desmovilizados, y se comprometió a apoyar logísticamente a la Consejería Presidencial para la Paz en el eventual proceso de reincorporación a la vida civil de los miembros de la Corriente de Renovación Socialista, agrupación que se encuentra en negociaciaciones de paz con el Gobierno.

El PNR opera en la gran mayoría de departamentos del país, con excepción de Guainía, Quindío, Valle y San Andrés y Providencia. Lo que se debe --según explicó Linares-- a razones históricas. Por ejemplo, Guainía registra una población muy dispersa y Quindío, era un departamento rico antes de la crisis cafetera.

La razón para que el PNR extienda su cobertura está relacionada con el bako nivel de satisfacción de necesidades básicas que presenta un gran número de localidades rurales en Colombia.

Además, la política del PNR para incluir dentro de su programa a un municipio también ha variado: antes se seleccionaba por su grado de violencia, ahora por el de violencia y marginalidad.

Este año extendió su cobertura a 46 municipios más. En total, el plan alberga actualmente 450 municipios.

Para 1994 el presupuesto que manejará el plan, es el más grande de su historia: 256 mil millones de pesos, que básicamente será administrado con las mismas directrices de este año, las de satisfacer las necesidades que la comunidad concertadamente decida como prioritarias.

EL PESO DE LAS INVERSIONES La División de Proyectos Especiales del Plan Nacional de Rehabilitación (PNR), donde se concentran aquellos proyectos que la comunidad decide realizar en los Consejos Municipales de Rehabilitación, manejó este año 23 mil 700 millones de pesos.

De ese presupuesto, el 46,3 por ciento se invirtió en infraestructura, es decir, en la construcción de vías de penetración, acueducto y electrificación rural. El 9.7 por ciento se destinó a la compra de maquinaria.

La salud y la educación, recibieron el 38.6 por ciento del total del presupuesto que maneja esa oficina.

Y el 5.4 por ciento restante se fue al sector productivo, o sea, a las actividades agropecuarias.

Este año, el departamento en el que más invirtió el PNR fue Antioquia con una cifra cercana a los 1.500 millones de pesos, y el que menos, fue Vaupés, con un total de 29 millones de pesos.

En la actualidad, el plan presidencial cubre 450 municipios de los 1050 que hay en el país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.