PROTECCIONISMO AGRÍCOLA AUMENTA POBREZA: EMISOR

PROTECCIONISMO AGRÍCOLA AUMENTA POBREZA: EMISOR

El Banco de la República advirtió ayer sobre los riesgos que puede traer para el país el establecimiento de restriciones y aranceles altos a la importación de alimentos, al asegurar que una mayor protección puede aumentar el número de personas pobres. El gerente del Emisor, Miguel Urrutia, dijo que los altos aranceles facilitan alzas internas de precios en proporciones que no se aplicarían si se presenta la competencia de bienes externos.

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Además, afirmó que las alzas de los precios se acumulan entre las personas que concentran la propiedad de la tierra y producen los bienes protegidos.

Aunque el Gobierno no ha expresado su intención de aumentar los aranceles para la importación de alimentos, ha adoptado otras medidas para frenar una competencia desleal.

Actualmente, se encuentran bajo licencia previa la leche y la carne de pollo, en tanto que para el maíz y el sorgo están vigentes restricciones fitosanitarias.

El sector agropecuario se ha mostrado contrario a hacer mayores compras en el exterior de productos agrícolas, porque de esta manera se perjudica a los cultivadores colombianos.

Ha señalado que no es necesario ejecutar una política de importaciones porque durante 1993 los productos agropecuarios fueron los que presentaron un menor crecimiento, cercano al 12 por ciento, muy por debajo de los demás bienes y servicios, que superaron la meta del 22 por ciento.

Se aumenta pobreza En las notas editoriales del Banco de la República se concluye que si no se tiene mucho cuidado la protección arancelaria a la agricultura puede acabar aumentando la proporción de personas en condiciones de pobreza absoluta en el país.

Manifestó que mayores precios no repercuten en un mayor empleo ni en mayores salarios en el campo, pero sí afectan a los estratos medios y bajos de la población, que destinan la mayor porción de sus ingresos para alimentarse.

Los aumentos de precios en alimentos aportan bienestar si los propietarios de la tierra donde se producen son pobres.

Por ello, expresa que la experiencia internacional ha demostrado que los subsidios más eficientes para reducir la pobreza rural son una combinación de gastos en infraestructura, salud y educación rural.

El gerente del Banco de la República, Miguel Urrutia, dijo que tampoco es beneficioso controlar precios por debajo de los niveles que indique el mercado, porque se perjudica el ingreso de productos y su futura oferta.

En torno a los subsidios, afirmó que si un bien subsidiado es básicamente consumido por los estratos altos, no hay un adecuado aprovechamiento de recursos ni se mejoran las condiciones de pobreza.

En el caso contrario, es decir si los bienes son consumidos directamente por los estratos pobres, son saludables.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.