RUMANIA, CON LOS GITANOS DE EUROPA

RUMANIA, CON LOS GITANOS DE EUROPA

Vivir en Rumania no es un regalo de Dios. Los 23 millones de personas que habitan este país del oeste de Europa llevan, en general, una vida muy dura. Les hace falta energía, trabajo, comida; por eso, la gente no anda de buen genio. Y esa crisis anímica parece tocar fondo especialmente en estos días. Hace bastante frío y la mayoría de las casas son pequeñas. Lo peor, es que no hay dinero para llenar los tanques de petróleo y calentar los hogares, algo que necesitará en gran medida, porque las temperaturas estarán muy pronto entre 5 y 10 grados bajo cero.

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El salario medio es de 80 dólares mensuales. Con esta suma se pueden comprar pan y papas, pero no carne o frutas, que son demasiado costosas. Y ni pensar en auto. Este es un lujo para los ricos, los políticos, médicos, industriales y abogados.

La crisis económica y social es responsable de que muchos futbolistas dejaran, en los últimos años, su tierra nativa. De la selección, juegan solamente dos en Rumania. El defensor Prodan está en el Steaua Bucarest y el arquero Prunea en el Dínamo Bucarest. Todos los demás están en Italia, España, Alemania y Bélgica. Viven en verdaderas mansiones y manejan automóviles de las marcas más prestigiosas.

Hace algunos años, ningún jugador de Rumania podía salir del país. El gobierno les prohibía por ley ganar dinero en el extranjero. El terrible dictador Nicolai Ceausescu era el responsable de que el pueblo sufriera bajo su régimen. Después de la ejecución de Ceausescu el ejército lo fusiló la situación cambió.

Llegó la apertura! Obviamente, la apertura también fue para los futbolistas, que de inmedito emigraron. Un dato: el presidente de la Asociación Rumana de Fútbol era en esa época el hijo de Nicolai Ceaucescu. Pero pocos meses después de la muerte de su padre, lo expulsaron.

A pesar de todos los problemas que Rumania ha sufrido y que está sufriendo, se debe decir que el fútbol de este Estado siempre ha sido exitoso. El club mas famoso, Steaua Bucarest, ganó en 1986 la Copa de Campeones de Europa. En 1989 fue finalista de la misma competición, pero perdió 4-0 con el AC Milán. Ultimamente Steaua Bucarest no ha tenido mucho éxito a nivel internacional. Sin embargo, los futbolistas rumanos son apetecidos en el extranjero.

La estrella del rival de Colombia en el mundial de Estados Unidos es el mediocampista Gheorghe Hagi, quien juega en la segunda división italiana con el Brescia. El líder, de 28 años, jugó antes en el Real Madrid. Otras figuras del equipo del técnico Anghel Iordenescu (de 43 años) son Lupescu (Leverkusen, de Alemania), Popescu (Eindhoven, de Holanda), Sabau (Brescia, de Italia), Petrescu (Foggia, de Italia), Selymesi (Bruselas, de Bélgica), Belodici (Valencia, de España) y Raduciou (Milán, de Italia).

Rumania, en síntesis, es un equipo técnico y capaz de ganarle a cualquier rival en el mundo. No es una historia de alto vuelo, pero siempre está ahí. De los europeos, es el que más se parece a los latinoamericanos por el estilo que practica.

Vamos a pasar , Iordanescu El entrenador Iordanescu se muestra satisfecho con el grupo en que quedó su selección. Ya estamos pensando en la próxima ronda porque no tendremos mayores dificultades para calificarnos. Colombia y mi selección entrarán a la segunda vuelta , dijo.

En Rumania están felices con la participación sexta en un mundial de su equipo en Estados Unidos. En 1930, 1934 y 1990 Rumania salió del torneo más importante del deporte mundial en los octavos de final. Igual que Colombia, perdió con Camerún en 1990.

Pero en la ronda clasificatoria, dejó una grata impresión. Es un conjunto de juego atractivo y siempre ofensivo, con un gran dominio pelota.

Sin embargo, sufrió hasta los últimos minutos con su clasificación para Estados Unidos. En el partido decisivo contra Gales, en la cancha de éste, necesitaba una victoria. El conjunto de Iordanescu ganó 2-1. Inmediatamente, los rumanos iniciaron una fiesta en su país. El 17 de noviembre ha sido uno de los pocos días felices en Rumania.

La victoria sobre Gales le gustó más que todo a un poderoso industrial rumano. Este le dio a cada jugador de la selección 80.000 dólares, además de un carro de lujo. Un trabajador corriente tendría que trabajar en Rumania más de 93 años para ganarse 80.000 dólares. Es sólo un cálculo, no obstante, impresionante.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.