Sin estrenar, ya se perdió parte del aumento del salario mínimo

Sin estrenar, ya se perdió parte del aumento del salario mínimo

Antes de trabajar el primer día con el nuevo salario mínimo, los trabajadores que tienen ese ingreso ya habían perdido 0,29 puntos del ajuste de 6,41 por ciento decidido por el Gobierno tras el fracaso de los diálogos con los trabajadores. (VER GRÁFICO: LO QUE BAJÓ DE PRECIO EN EL 2007 - LO QUE MÁS SE ENCARECIÓ EN EL 2007)

04 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Para decretar el ajuste del mínimo, tuvo en cuenta una inflación anual de 5,4 por ciento, pero seis días después se supo que fue 0,29 puntos más: 5,69.

El cálculo errado significó que los empleados que reciben el mínimo no arrancan el 2008 con un ajuste de su poder adquisitivo real (descontando inflación) de 1,01 por ciento, sino de 0,72 por ciento. Y esa menor capacidad de gasto también se va a ver afectada por varios precios que se prevé seguirán subiendo este año, como combustibles y comida.

Representantes de los trabajadores manifestaron desde un principio su descontento con el incremento y ahora con el dato de inflación anunciaron demanda, pues consideran que el ajuste de 6,41 contradice los criterios de la Corte Constitucional, que establece que el alza debe ser de la inflación causada más la productividad. Aunque ni Gobierno, ni empresarios, ni trabajadores se pusieron de acuerdo sobre cuánto fue la productividad del 2007, si se toma la cifra más baja (la de los empresarios) que es del 1 por ciento, el incremento del mínimo debería haber sido del 6,69 por ciento.

“Por eso vamos a pedir que se revise el aumento y actuaremos frente a la Corte, tan pronto como reinicie sus actividades”, anunció Carlos Rodríguez, presidente de la CUT. El presidente de la CGTD, Julio Roberto Gómez, agregó que con el dato de inflación el aumento debió ser del 8 por ciento, pues los trabajadores, en conjunto con la Universidad Nacional, estiman que la productividad del 2007 fue de 3 por ciento.

Ante estos reclamos, el ministro de la Protección, Diego Palacio, dijo que respetan la decisión de demandar el decreto de aumento, pero que en el Gobierno tienen sólidos argumentos para haber decidido el 6,41 por ciento.

“Hemos obrado con la mayor transparencia y los trabajadores siempre conocieron cuáles fueron los datos con los que hicimos el cálculo, ¿qué habría pasado si la inflación no hubiera sido de 6,49, sino de 5,3 por ciento?”. Agregó que el dato del 5,4 por ciento fue suministrado por el Banco de la República.

Un fenómeno mundial que acabó con el pan de cien Así como se vivió en Colombia, las fuertes alzas en los precios de los alimentos durante el 2007 fueron un fenómeno mundial, y se espera que siga en el nuevo año, según la FAO. Especialmente en 37 países que padecen conflictos y desastres naturales, la disponibilidad de comida se verá seriamente afectada.

A estas situaciones particulares se suman hechos más generales como la reducción de los inventarios en el mercado mundial, sequías e inundaciones, altos precios del petróleo y una creciente demanda de materias primas para fabricar biocombustibles. En Italia, por ejemplo, los cultivos del cereal han sido reemplazados por girasol, materia prima para la fabricación de biocombustibles.

La cosecha de trigo del 2007 fue 11 por ciento menos que en 2006 y la peor desde 1998. Las razones, las sequías e inundaciones que afectaron a Australia y Ucrania así como un aumento en la demanda de cereales por parte de economías emergentes como China, India y Brasil.

La desaparición, en Colombia, del pan de 100 pesos es la primera consecuencia del aumento del precio del trigo en el mundo, cotización que pasó de 187 dólares, el pasado primero de enero de 2007, a 345 dólares por tonelada, cotización de la bolsa de granos de Chicago del pasado 27 de diciembre.

Por su parte, el maíz, materia prima esencial para la fabricación de alimentos balanceados (concentrados), ha incrementado su precio desde 153 dólares la tonelada (a comienzos de enero de este año) a 178, el pasado jueves.

CARNE DE RES Y LECHE, LOS QUE ENCARECIERON LA COMIDA Aunque la panela fue el producto de la canasta familiar que más se encareció el año pasado, no fue el principal responsable de la alta inflación de los alimentos en el 2007 (8,51 por ciento). Los dos ‘culpables’ fueron la carne de res y la leche, ambos influenciados por la demanda de Venezuela, que hizo que los productores prefirieran exportar y por eso subieron los precios dentro del país. Así mismo, la papa perdió su protagonismo dentro de la canasta familiar, ya que la producción fue tan grande, que lo que se produjo fue un abaratamiento del tubérculo.

Paralelamente, el pan y los aceites fueron los más damnificados con la producción mundial de biocombustibles. Medellín fue la ciudad en donde más se encareció la comida el año pasado (11,23 por ciento) y según los expertos esto se debió a que la mayoría de alimentos deben ser transportados desde distancias más largas, que a otras ciudades. El alza de los alimentos en diciembre demostró además que el pacto de congelamiento de precios en abastos y supermercados no dio los resultados esperados.

ALTOS PRECIOS, UN MAL DE MUCHOS PAÍSES Las alzas por encima de lo esperado en el 2007 no solo se vieron en Colombia, sino en casi todos los países de la región e incluso en el mundo desarrollado, pues en todo el planeta el petróleo, la alta demanda de China e India (las naciones más pobladas) y la producción de biocombustibles están afectando los precios. Así, en Uruguay, en donde la meta de inflación era del 6 por ciento, el resultado fue de 8,5 por ciento. En España el costo de vida aumentó en el 2007 en 4,3 por ciento, el más alto en 11 años, al tiempo que en Panamá la inflación terminó en 6 por ciento, el doble de un año atrás. En Bolivia fue de 11,73 por ciento, la mayor en un década y ni hablar de Venezuela, que se ratificó como el país de mayor inflación de América Latina, con un 22,5 por ciento, el dato más alto en tres años.

“Por eso, aunque la inflación colombiana fue mayor a la esperada, si se mira con cabeza fría ante todas las presiones externas y el mal clima, se podría decir, que el resultado es aceptable”, opina Ricardo Durán, analista de Corredores Asociados, para quien es innegable que el rápido crecimiento de los precios le está cogiendo ventaja a todos los bancos centrales. Otro factor, que pesa en Colombia y en Latinoamérica es el buen desempeño económico, ya que cuando el PIB crece, la gente gasta más y, en consecuencia, suben los precios.

UVR SUBE MÁS Si la meta de inflación fijada para el 2007 (que era de 4,5 por ciento) se hubiera cumplido, quienes tienen créditos de vivienda en UVR habrían sentido un menor incremento en el saldo que le deben a los bancos. Según el Dane, los colombianos deben 10 billones de pesos en créditos en UVR. Si la inflación fuera de 4,5 por ciento, la corrección monetaria –que hace subir el saldo en pesos– cada mes sería 38.000 millones de pesos. Pero con la inflación de 5,69 por ciento, la corrección es de 48.000 millones para el total de créditos, es decir, una diferencia de 10.000 millones.

TASAS AL ALZA El inesperado y alto dato de inflación del 2007 llevará al Banco de la República a seguir subiendo sus tasas de interés para controlar los precios.

Así lo creen varios analistas, banqueros y comisionistas de los mercados financieros. Estos últimos comenzaron ayer a negociar el precio del dólar al alza con base en esa especulación (aunque al final solo subió 0,88 pesos y quedó 2.013,70). Por el mismo motivo, bajaron los precios de la deuda pública. El año pasado el Emisor subió sus tasas ocho veces y hoy están en 9,5 por ciento.

PARA LOS POBRES LA CARESTÍA FUE MAYOR Mientras en el 2006, la clase media fue la que sintió la inflación con más fuerza, en el 2007 el turno fue para los estratos bajos, cuyo costo de vida subió 6,02 por ciento. Este resultado se explica porque los hogares de menores ingresos son los que más se afectan cuando suben los alimentos y el transporte, ya que son dos rubros de gasto que pesan bastante en su canasta familiar. Los pobres de Cartagena llevaron la peor parte, dado que su costo de vida aumentó 7,23 por ciento. De hecho, esta ciudad fue la de mayor inflación en el 2007 (7,16 por ciento).

TODO SUBE POR CULPA DEL PETRÓLEO Aunque los alimentos fueron los principales causantes del aumento de la inflación, hay otro factor que está afectando todos los rubros de gasto y es el petróleo, dado que no solo encarece los combustibles y toda la cadena que depende de ellos, sino también la industria química. Camilo Herrera, experto en consumo, dice que el impacto del petróleo se ve en el encarecimiento de la comida, dado que su transporte subió; en el alza de jabones, blanqueadores y ceras– que fue lo que más subió en el grupo de gastos de vivienda–, así como en la subida de los pasajes aéreos, los de bus urbano y los medicamentos. El problema es que el petróleo no da señales de bajar, sino de seguir subiendo y aunque el Gobierno ya anunció un alza de 100 pesos para la gasolina corriente y el acpm solo en enero, Herrera prevé aumentos superiores en febrero o mayo, cuando empezará a sentirse el precio actual del barril de crudo (cercano a 100 dólares), pues la fórmula que se usa para calcular el precio en el país tiene un rezago de tres meses frente al precio externo. El ministro de Minas, Hernán Martínez, dijo ayer que el desmonte de los subsidios a la gasolina no tiene reversa y reiteró que lo que más pesa en el precio de los combustibles son los impuestos, por eso volvió a plantear la posibilidad de colocar un valor fijo la sobretasa a la gasolina, pero ese cambio debe hacerse a través del Congreso

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.