COLOMBIA SE SALIÓ CON LA SUYA EN EL GATT

COLOMBIA SE SALIÓ CON LA SUYA EN EL GATT

Colombia logró una buena negociación agropecuaria en el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT), al fijar un arancel para el ingreso al país de productos agrícolas del ciento por ciento, mientras que otras naciones de similar desarrollo aceptaron entre 30 y 35 por ciento. Esta estrategia fue considerada exitosa por el Ministerio de Agricultura, que estimó que, de esa forma, se les deja a los próximos gobiernos un amplio margen de maniobra para futuras negociaciones multilaterales de comercio exterior.

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El viceministro de Agricultura, Santiago Perry Rubio, que negoció el capítulo agrícola, destacó que el resto de países en desarrollo no avizoraron el futuro y cometieron el error de fijar aranceles muy bajos, entre 30 y 35 por ciento.

El acta final del GATT, firmada el 15 de diciembre en Ginebra, prevé una disminución de aranceles agrícolas (capítulo de Acceso a Mercados) del 36 por ciento en seis años para los países industrializados y de 24 por ciento para las naciones en vías de desarrollo en 10 años.

Lo anterior implica que cuando se cumpla el plazo de 10 años en el año 2003, Colombia tendrá que haber disminuido en 24 por ciento sus aranceles y quedará con el 76 por ciento.

Entre tanto, los otros países en desarrollo que consolidaron aranceles promedio del 35 por ciento los disminuirán a un 26,6 por ciento.

En otras palabras, el sector agropecuario colombiano queda con una mayor protección (del 76 por ciento), mientras el el resto de naciones en vías de desarrollo se tendrán que enfrentar a una mayor competencia porque su nivel de protección será de 26,6 por ciento.

El margen de maniobra mencionado se traduce en que en futuras rondas de negociaciones, como lo fue la reciente Ronda Uruguay, si se llega a un acuerdo multilateral para bajar más los aranceles en la agricultura, Colombia tiene un amplio nivel para negociar.

Perry Rubio consideró como modestos los resultados de la Ronda Uruguay en la parte de la agricultura, pero positivos respecto a lo que había, cuando era más acentuado el proteccionismo de los países desarrollados.

Trato especial La decisión sobre aranceles forma parte de lo que se denomina Trato especial para los países en desarrollo, que quedó incluido en el acta final del GATT.

Estas cláusulas fueron consignadas a último momento, gracias a la lucha desplegada por Colombia contra la oposición de Estados Unidos.

De no haberse incluido esta cláusula, los países en desarrollo habrían salido muy mal librados de la Ronda Uruguay , dijo Perry.

El Trato especial significa, en el caso de Colombia, que se pueden tomar medidas en la agricultura, como los subsidios a la inversión, sin estar sujetos al GATT. En cambio, si un país rico lo hace, será castigado por el GATT.

También, para Colombia el Trato especial se traduce en que se pueden dar todo tipo de ayudas y subsidios a la diversificación agrícola sólo en zonas en donde esto se haga para erradicar cultivos destinados a producir estupefacientes.

Otro logro del Trato especial consistió en que los países ricos tienen que reducir más allá del 36 por ciento sus aranceles en los cultivos que le convienen a Colombia y, en general, a las naciones en desarrollo. Como resultado de lo anterior, la Comunidad Europea (CE) tendrá que bajar sus aranceles a las flores en 50 por ciento y Japón se comprometió a reducirlos en 50 por ciento para el banano.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.