EL ELN ASESINÓ AL ALCALDE DE AGUAZUL

EL ELN ASESINÓ AL ALCALDE DE AGUAZUL

El alcalde de Aguazul (el municipio más favorecido por las regalías del Cusiana), Juan Hernando Urrego, fue asesinado ayer por guerrilleros del Eln. Ayer, igualmente, miembros del Eln dinamitaron el oleoducto Caño Limón-Coveñas y ocasionaron una emergencia ecológica por el derrame de 15.000 barriles de petróleo.

20 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El Ejército continuaba la persecución de los autores de una emboscada donde murieron 14 militares.

El Eln asesinó al Alcalde de Aguazul Presuntos guerrilleros del Eln asesinaron ayer, a las 4:40 de la tarde, a Juan Hernando Urrego Cristancho, alcalde de Aguazul (Casanare), a 12 kilómetros de Yopal, uno de los más favorecidos con las regalías petroleras.

Urrego fue asesinado en la vereda Bellavista, a 30 kilómetros del casco urbano de Aguazul, cuando regresaba de inaugurar una escuela.

Según la oficina de prensa de la Gobernación, el funcionario fue interceptado por cuatro hombres que se identificaron como miembros del Eln. Lo obligaron a bajarse del vehículo en el que se desplazaba y le propinaron un balazo en la cabeza y otro en el pecho. Los subversivos portaban dos fusiles y dos armas automáticas.

En el momento del asesinato lo acompañaba su asesor jurídico, Alvaro Hernán Puentes Linares, y cuatro funcionarios de la Alcaldía.

Era médico cirujano de la Universidad Nacional, tenía 33 años, y había llegado a la Alcaldía de Aguazul por el Movimiento Cívico Independiente. Considerado el mejor alcalde de Casanare, encabezó la defensa del proyecto del Fondo de Regalías.

Aguazul, llamado La Puerta de Oro del Casanare, es uno de los municipios que más recibirá recursos por concepto de regalías, pues en su jurisdicción se hallan el campo petrolero Cupiagua y La Liria, considerados los de mayor potencial petrolero de toda la región.

El alcalde había recibido amenazas hace pocos meses, y el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS) había decidido aumentar su protección.

Aunque, según la Gobernación, se le habían asignado más de dos escoltas, en el momento del asesinato no lo acompañaban.

La comunidad del Casanare repudió su muerte. El gobernador Oscar Leonidas Wilches lamentó profundamente el hecho y dijo que es un flagrante atentado contra la paz, la seguridad y la democracia .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.