LA PRESENCIA ALEMANA

LA PRESENCIA ALEMANA

Ahora que perdí la vista, voy a aprovechar las horas que me deja libre el no poder leer para contar la historia como la ven los ciegos. Hacia el año 1484, el cardenal Juan Bautista Cibo, Cibo de Génova, entró al Colegio en Roma con paso firme. Estaba en la flor de sus años y seguro de su triunfo. Pertenecía a una familia de banqueros muy ricos y, por su soborno, tenía asegurada la mayoría de los votos.

20 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Echaron llave a la sala y, cuando terminó el conclave, estaba electo. Era Inocencio VIII. Tenía un hijo, a quien casó con Magdalena, la hija de Lorenzo de Médici, el banquero más famoso de Florencia. El banco de los Médici iba en ascenso y, pocos años después, los de la familia de Lorenzo ocuparían la silla que ahora era la de su consuegro. El despacho de Inocencio VIII vino a ser el gabinete de estudio por donde pasaron todas las preocupaciones que embargaban al comercio del Mediterráneo, dominado ahora por los turcos.

Lo primero que interesó al Papa fueron unos mapas chinos que mostraban las exploraciones que estaban haciendo en Oriente en territorios desconocidos. Entonces en Nuremberg y en otras ciudades de Alemania prosperaban escuelas de cartógrafos que quizás podrían descifrar esos mapas. El Papa llamó a su servicio a quien denominamos Martellus de Nuremberg para que estudiara los mapas chinos e hiciera con las cartas italianas un planisferio que resumiera los conocimientos geográficos sumados de la China y de Europa. El mapa que hizo Martellus llegó a ser el punto de atracción en el gabinete de Inocencio VIII, para, sobre él, planear viajes imaginarios.

Hacia 1490 Martín Alonso Pinzón, de Palos de Moguer, comerciante, que hacía frecuentes viajes a Roma, conoció, en el gabinete de Inocencio VIII el planisferio, como lo conoció Bartolomé Colón por las mismas razones. Bartolomé era hermano de Cristóbal y más entendido que Cristóbal en el trabajo de dibujar mapas. Lo que es extraordinario en el planisferio del alemán es que en él aparecen las tierras de Sur América con clara representación del Amazonas, el Orinoco, el Plata, el Paraná, las costas de Chile sobre el Pacífico y las de Argentina sobre el Atlántico.

Los viajeros chinos habían llegado con sus exploraciones a estos lugares, y el testimonio estaba a la vista de Vargas Martínez, profesor colombiano que pasó seis años en China y hace 30 enseña en México. Ha pasado buena parte de este tiempo estudiando estos mapas y cree haber encontrado en ellos muchos nombres de la geografía mexicana.

En todo caso, en 1490, tanto había calado en Martín Alonso Pinzón la imagen del planisferio de Martellus que había resuelto construir dos carabelas para hacer la travesía del Atlántico, ignorando que Colón andaba en las mismas vueltas. Cuando el Almirante cerró el trato con la reina Isabel y fue a comunicarse con Pinzón, éste se pasó al proyecto de Colón, y fue su contribución decisiva para el viaje de las tres carabelas.

La reina Isabel carecía de argumentos para apoyar a Colón contra la opinión de Salamanca. Pero, seducida por el genovés, encontró el apoyo financiero que necesitaba en Inocencio VIII. El Papa banquero manejaba los fondos de la Santa Hermandad con Luis de Santángel, su tesorero en Castilla. Le dio órdenes a Santángel, y éste puso a disposición de la reina lo que se ha llamado en la historia vulgar las joyas de la reina , que, en el fondo, era la plata que le entregó Inocencio VIII.

Tan reconocida quedó Isabel, que decidió enviarle de regalo al Papa una carabela que llevó a Roma Martín Alonso Pinzón. Este llegó con la nave al mismo Tíber y no pudo entregarla. En 1492 el Papa acababa de morir. Tuvo que volverse con el regalo. De la generosidad de Inocencio VIII no quedó sino la inscripción en la piedra tumbal que todavía puede leerse en la Basílica de San Pedro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.