PSIQUIATRÍA Y ADICCIÓN

PSIQUIATRÍA Y ADICCIÓN

Cuándo entenderán los siquiatras a pesar de sus títulos, de sus divanes, de sus rostros herméticos e impenetrables que el alcoholismo y la drogadicción ni se curan ni se detienen a punta de sicoanálisis, ni de sicofármacos, ni investigando las causas ni los sueños? Cuándo bajarán la cabeza y reconocerán que pueden saber mucho sobre Freud, Lacan, Basaglia, transferencias, etapas orales y anales, pero que de adicción no saben nada?

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Hasta cuándo, para no perder clientes que les permiten engrosar sus chequeras y mejorar su status económico, crean dependencia del paciente y lo amarran cinco, diez o quince años? Con el cuento de investigar las causas.. . Es que jamás, a pesar de sus elevados conocimientos y su jerga incomprensible se han tomado el trabajo de informarse que de la Organización Mundial de la Salud declaró la adicción como una enfermedad primaria, progresiva e incurable? Cómo se atreven a recetar, sin que les tiemble la mano, tranquilizantes adictivos a pacientes con dependencia al alcohol o la droga, atrapándolos así definitivamente en ese círculo mortal y sin salida? Dónde se les perdió el juramento a Hipócrates y la ética? Todo esto lo planteo con un grito de angustia y pleno conocimiento de causa, porque he visto llegar hombres y mujeres destrozados por instituciones mentales, clínicas de reposo y siquiatras, rellenos de sicofármacos, víctimas de encierros en celdas acolchadas, camisas de fuerza y electro-choques, a la Fundación Pida Ayuda, ya sin ninguna esperanza en sus ojos y descubrir de pronto un rayo de luz al comprender que no estaban locos, sino que padecían otra enfermedad: La adicción.

Que no eran unos degenerados sino que estaban muy enfermos, y que sí tenían salida si seguían un tratamiento especializado en su mal, basado en los principios de Alcohólicos Anónimos y Narcómanos Anónimos , que han salvado millones de vidas en este siglo.

Sería interesante si algún día un buen ministro de Salud visitara los frenocomios, las clínicas mentales y de reposo (que de reposo no tienen nada) para que constatara con sus propios ojos cómo tratan a los enfermos de adicción, y cómo los condenan irremisiblemente a la locura, cuando la verdad es que sí tienen recuperación. Y por qué no? Ingeniárselas para controlar los intocables consultorios siquiátricos privados, donde se formula y manipula a seres adictos, enfermos del alma.

Sí señores siquiatras, aunque les duela, zapatero a tus zapatos. Un poco más de ética, y no sigan condenando a la locura total, y en nombre de la medicina, a hombres y mujeres que tienen todo el derecho de aprender a ser felices y vivir bien.

Los invito a que hagan un replanteamiento serio de su acción y conocimientos profesionales con respecto a la adicción y no sigan tratando esta enfermedad buscando en los supuestos pasados oscuros de las personas las explicaciones de sus males actuales.

No olviden que la vida de hoy se está dando en el aquí y el ahora.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.