NO MÁS VENGANZAS

NO MÁS VENGANZAS

Así como hemos rechazado, tradicionalmente, toda especie de retaliaciones, no podemos menos de hacerlo en forma enfática con el atentado de que se hizo víctimas, en la cárcel de máxima seguridad de Itagí, a Roberto Escobar Gaviria -a. El Osito- mediante una carta-bomba que aparentemente contenía correspondencia de orden judicial. Si bien se ha explicado que el sobre respectivo de correspondencia no fue revisado, como se hace con todos, por presentar sellos judiciales, es evidente que algún descuido hubo por parte de las autoridades carcelarias al no verificar la procedencia del envío. Mas lo importante en este caso es dejar clara constancia de que la prolongación de las venganzas no tiene explicación ni sentido de ninguna naturaleza.

22 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Después de todo lo que ha ocurrido los colombianos están anhelantes de que la tranquilidad material y espiritual retornen sólidamente, y episodios de esa índole no hacen otra cosa que perturbar el afianzamiento de ese anhelo nacional.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.