Feliz año… pero no lo crea

Feliz año… pero no lo crea

El autogol del Año Nuevo se lo metieron las Farc haciendo el ridículo que sabemos. Una señora inteligente, Mariza Gómez, dijo que a Chávez y a Piedad Córdoba les resultó muy deschavetada la charanga de las coordenadas. Los guerrillos demostraron que le tienen más cariño a Herodes que a Emmanuel.

02 de enero 2008 , 12:00 a.m.

Si dejó de fumar el 31, es mejor que fume. Si anda de pelea con la concuñada, arregle eso. Si prometió que este año se separa de su marido, es mejor que lo olvide. No hay hombres en el “mercado del usado”. Los que hay ya fueron casados y los rajaron en ese papel. Si le dicen “Feliz Año”, sonría, pero no lo tome muy en serio. Si hoy les digo Feliz Año suena a broma, a humor negro, porque este año será revolcado, carísimo, porque el petróleo sube.

No hay ninguna ciudad del mundo que tenga buen aspecto el 2 de enero, y si es Bogotá, imagino que ruedan por el suelo gorritos de cartulina, el corbatín de un tipo que alquiló esmoquin y borrachitos alegrones que dicen: “Estoy piao, estoy jincho y viva Samuel Moreno el alcalde y su bonita Cristina, que harán el Metro y conseguirán que en Bogotá no llueva y que los huecos se tapen solitos”.

Si las ciudades hoy están con cara de trasnocho, como periódico de ayer, aquí, la playa de Cartagena, sigue vital, llena de color, de gente alegre, de mujeres bellas en biquinis. Cartagena sabe de turismo y aleluya: a los ‘guaches’ que metían motocicletas marineras al mar los sacaron con silbatina. Enero 2 del 2008 y hoy EL TIEMPO no publica fotos de Piedad Córdoba haciéndose pucheros coquetos con Chávez, que, todo indica, está enamorado de Piedad, la ‘Negra’, salsómana, musical, teatral y dramática.

Como muchos escogieron personaje del año, el mío es Juanes, el cantante popular y querido de la gente. Lo vi cantándoles a los 577 soldados que por las minas criminales perdieron piernas o brazos. Transmitía buena nota y dolor sincero por ver a jóvenes soldados condenados a muletas de por vida.

Juanes fue personaje por otro motivo: porque se divorció por 67 días, hasta que su mujer, Karen Martínez, le dijo: “O te regresas o te vas para Cafarnaúm...”. Juanes volvió obediente. A las mujeres les digo que acertaron leyendo aquí las brillantes lecciones que siempre traigo de mi peluquería.

No les digo “Feliz Año” porque el 2008 será caótico, loquísimo y con miles de aguaceros e impuestos por pagar

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.