SUIZA PASÓ DE LA PEREZA AL SACRIFICIO

SUIZA PASÓ DE LA PEREZA AL SACRIFICIO

El técnico Roy Hodgson es el gran responsable del aterrizaje de la Seleccion Suiza al Campeonato Mundial de Fútbol en Estados Unidos, un hecho que no se producía desde 1966. El héroe es un inglés. Roy Hudgson, de 46 años, llegó a Suiza en 1990: aquí era totalmente desconocido. Tenía éxito con clubes suecos. Salió cinco veces campeón con el equipo de Malmoe F.F.; fue también un técnico exitoso con el club inglés Bristol City y con un cuadro de Suráfrica.

21 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El británico vino, junto con su esposa Sheila a Suiza, para entrenar al Xamax, uno de los conjuntos más prestigiosos en la tierra de Guillermo Tell.

Pero Hodgson no era feliz con Xamax. Su presidente le cortó la cabeza ante los roces con los jugadores que no lo querían por su ya conocida disciplina militar y sus palabras fuertes.

Como gran sorpresa, fue llamado por la Asociación de Fútbol para ser el técnico de la selección. Todo el país, de apenas 6.5 millones de habitantes, se sintió frustrado después de la nominación de Hodgson como técnico. La afición entera quería a Ulli Stielike, el seleccionador anterior.

Stielike, subcampeón con Alemania en el Mundial de 1982 en España y muchos años el espectacular líbero del gran Real Madrid, dejó la selección suiza después de cuatro años exitosos. No se clasificó con Suiza para un Mundial o a una Copa de Europa, pero la calidad del balompié suizo, en general, se mejoró bastante.

Sin embargo, el ex zaguero teutón se cansó de dictar su cátedra: Suiza tiene buenos futbolistas, pero no están preparados para sufrir. Ellos tienen todo; por eso no saben qué es luchar. Por eso nunca estarán entre las mejores selecciones del mundo .

Y es verdad. Para el suizo primero está el trabajo y la familia; el fútbol mucho después. A un partido del campeonato nacional asisten entre 4.000 y 8.000 mil hinchas, pues el nivel de clubes es bastante pobre.

El gran cambio Pero con Hodgson, atacado fuertemente por la prensa y el público por su sistema, vino el gran cambio de la mentalidad de los jugadores.

El inglés empezó hace año y medio con su trabajo, y el éxito es simplemente espectacular. Los jugadores suizos, anteriormente perezosos y conformes, tienen ahora la confianza como para ganarle a cualquier rival en el mundo.

El defensor Andy Egli, con 73 partidos internacionales, una de las estrellas de la selección suiza, dice: Hodgson nos regala a cada momento su capacidad; él nos devolvió la fe en el fútbol. Hace pocos años, estábamos todos contentos si perdíamos apenas por 1-0 en la cancha de Noruega. Hoy nos sentimos tristes si no derrotamos a Italia .

En la fase de clasificación, Suiza sorprendió a todo el mundo y también a sí mismo. Con fútbol atractivo, empató con la Selección Italia 2-2, jugando de visitante, y le ganó en Berna 1-0.

Además, empató en Glasgow 1-1 con Escocia, luego de ganarle en Berna 3-1.

Un milagro , tituló el diario suizo Blick después de la victoria 4-0 en el partido decisivo contra Estonia. Pero el técnico Hodgson, ahora llamado rey de Suiza , no quiere saber nada de un milagro: Nuestro éxito es una sorpresa, pues nos hemos calificado en un grupo bastante difícil. Pero un equipo que le gana a Italia, Portugal y Escocia, merece la participación en un mundial. No quiero hablar de una sensación, pues hemos trabajado muy fuerte para lograr esta meta. Y en los Estados Unidos podemos triunfar de nuevo. Creo que pasaremos a la siguiente ronda .

Hay un lema que maneja Hodgson: La fe en sí mismo y la confianza en su poder valen mucho en el fútbol y además en la vida .

Ese cambio de mentalidad señaló un nuevo camino. No solo para la sexta participación suiza en un Mundial, sino para abrir puertas en otras latitudes. Otra explicación está en la nueva generación de jóvenes jugadores con talento.

Las figuras En el pasado no era así. Por lo tanto, en ningún estado europeo eran bien recibidos los jugadores suizos. Ahora, cuatro de la Selección están actuando en Alemania. Y no es en cualquier club, sino en los grandes, en donde son figuras.

Stéphane Chapuisat, por ejemplo, fue elegido el año pasado como el mejor extranjero en la Bundesliga. Marca sus goles como delantero en el famoso Borussia Dortmund, equipo con el cual salió subcampeón de la Copa UEFA en 1993. Según la prensa alemana, el pase de Chapuisat vale actualmente 6 millones de dólares. Es la superestrella de Suiza.

Otro crack es Ciriaco Sforza, un italiano que fue nacionalizado hace muchos años, pues nació en Suiza. Juega como mediocampista en el Kaiserlautern donde es el líder absoluto y el tesoro de la hinchada. Un típico número 10 por quien Lazio de Roma ha estado interesado.

Friedel Rausch, el técnico de Kaiserslautern, dice: Sforza ya es uno de los mejores futbolistas de toda Europa. Jugará en 1994 un mundial hermoso .

Otra estrella es Adrian Knup, según las estadísticas, el delantero más peligroso en toda Europa. Marcó 21 tantos en 31 partidos con la Selección Suiza. Significa 0,68 goles por encuentro. Knup actúa en el VIB Stuttgar.

Alain Sutter, quien tiene el pelo casi tan largo como Carlos Valderrama, juega en el Nuremberg. Un volante zurdo. Precisión para los llamados pases-gol.

Knup dice sobre el Mundial: Tenemos buenas posibilidades de pasar a la segunda vuelta. Para mí, el favorito es Colombia; de pronto es capaz de ganar por primera vez el título de un Mundial. Pero les digo a todos los colombianos: cuenten con Suiza, no será un partido fácil para ustedes .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.