REGALOS

REGALOS

Si siente calambres en ese brazo y la ropa toda sudada, si tiene vacía la billetera y los pies llenos de ampollas, si no aguanta más trancones pero todavía no encuentra el pisapapeles para don Julián... consuélese: Usted hace parte de la especie Homo sapiens y está ejecutando un ritual tan viejo y tan hondo como la especie misma. Se imagina qué sentirían don Julián, el mensajero pecoso, la tía Margot o su hija menor si usted no les cumple con algún detallito? Cumple , o sea: el regalo navideño es un acto de generosidad... obligatorio. Es el modo paradójico de decirle a otro a ciertos otros que libremente reiteramos la existencia de un vínculo que era obligatorio.

21 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Hubo un tiempo mágico en que los regalos reemplazaron al comercio: en vez del toma y daca vulgar de la moneda, había un sistema sutil de intercambios ceremoniales que tejían la economía y la preñaban del sentido de la vida. Por eso hay tal delicia intelectual en los escritos de Malinowski o de Marcel Mauss sobre el regalo entre los maoríes o entre los trobiand de la Melanesia. Y por ese mismo camino el del principio de reciprocidad, el de los intercambios tabú, el del regalo símbolo llegaron Freud y Lévi-Strauss, Pareto y Chomsky hasta el último borde del misterio humano.

Pero alguien inventó la moneda. Y ahora se trata de que el regalo no vaya a confundirse con una vulgar transacción económica. Por eso, usted es todo un experto en distinguir tres tipos de regalos. Hay las cosas chatas y útiles: el bluejean o la olla express que pueden darse en familia porque aquí los lazos no económicos están más allá de cualquier sospecha. Hay las cosas encantadoras, las cosas bellas o placenteras que hemos convenido en no comprar para uno mismo y así decirle al otro que ignoramos esa vulgaridad que es su precio: perfumes, flores y por supuesto juguetes, porque el encanto grande de los niños consiste en no saber de precios. Y hay el catálogo de cosas chatas e inútiles que usted nunca compraría pero está condenado a dar y recibir por estos días: mapamundis, llaveros, abrecartas, encendedores, papás noel de plástico, portavasos, destapadores, floreros y portarretratos en toda la gama de la lobería. Cosas sin precio porque en realidad no importan.

...consuélese. Al escoger a quién regala y qué regala, usted en realidad está volviendo a inventar el mundo. Está repasando y repisando una melodía compleja de relaciones y tonalidades que definen hasta dónde llega y hasta dónde no llega su existencia social. Está confirmando o está reclamando nexos afectivos, laborales, de simpatía, de poder y de status . Está amojonando la geografía de su vida pública, de su vida privada y de su vida secreta porque cada uno de nosotros tiene esas tres vidas.

Consuélese. La Navidad consiste en esa reinvención del mundo. Es un tiempo fuera del tiempo. Un tiempo periódico y predecible que se repite desde siempre y para siempre. Un tiempo con olor a infancia para cada uno y con sabor a eternidad para la especie. El tiempo frutal, a un mismo tiempo de la soledad y la solidaridad. El tiempo que hizo preguntarse a Hillel, el gran sabio judío contemporáneo de Cristo: Si no soy para mí mismo, para quién soy? Y si apenas soy para mí mismo, quién soy? Tiempo de evocaciones íntimas y de certidumbres colectivas. Asomo del Gran Tiempo, del tiempo sagrado que hemos estado buscando desde nuestra primera mirada a las estrellas, que cada religión ha intentado entrever oscuramente, a través del espejo y que todos seguiremos atisbando en el secreto intento de derrotar la muerte.

Feliz Navidad!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.