LA NUEVA SEGURIDAD SOCIAL

LA NUEVA SEGURIDAD SOCIAL

Luego de una ardua y tozuda campaña a favor de la reforma de la seguridad social, los ministros de Trabajo y de Salud vieron coronado su empeño. No obstante la aprobación impartida por el Congreso, se recoge la impresión de que nadie, incluyendo a los ministros interesados, quedó completamente satisfecho de los términos en que pasó la reforma. Quizás por tratarse de una de las propuestas bandera del actual gobierno, había que aprobarla sin importar que adoleciera de defectos e inconvenientes. No era posible que en asuntos tan delicados se llegara a un mutuo consenso, habida consideración de los numerosos sectores comprometidos. Lo cierto es que pronto el Ejecutivo habrá de sancionar la ley respectiva, quedando a cargo de los gobiernos futuros la trascendental tarea de llevar a la práctica lo ordenado en ella. Refiriéndome al aspecto salud, la meta es ambiciosa: iniciar el próximo centenio asegurando una gran cobertura de servicios sanitarios, tanta que la casi totalidad de los col

21 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Pero el desafío no sólo será para esas entidades oficiales y privadas. De llegarse a ejecutar lo previsto en la reforma, el revolcón alcanzará también a las escuelas de medicina y a los médicos en ejercicio. La prestación de servicios a una población cercana a los 40 millones, que será la que tendrá Colombia al iniciarse el año 2000, habrá menester de médicos generales bien preparados, como que ellos irán a ser los agentes básicos para el éxito de la seguridad social en cuestiones de salud. Además de corresponderles resolver de primera intención el grueso de las consultas, serán los encargados de remitir al especialista los casos que se escapen a su competencia. Se vislumbran, pues, buenas oportunidades para el médico general y mejores para el que por su preparación pueda ser considerado médico de familia , que es un personaje a quien la comunidad añora, pues requiere alguien en quién confiar.

La modalidad de medicina prepagada , que será la que impondrá la nueva seguridad social, aparejará una lógica competencia entre los prestadores de servicios, encaminada a captar afiliados. El que ofrezca los más eficientes y menos costosos, será el que más clientes tenga. Sin duda, lo que vendrá será el fenómeno de oferta y demanda de salud dentro de un marco de libre competencia, es decir, un mercado más, como el de cualquier producto comercial, con el riesgo de que tal fenómeno pueda mercantilizar la cabeza y la conciencia del cuerpo médico, lo cual iría en desmedro de la medicina humanizada, de tanta necesidad en esta época pragmática y utilitarista.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.