COSTEÑOS PIDEN MÁS CASAS BARATAS

COSTEÑOS PIDEN MÁS CASAS BARATAS

Los planes de vivienda en barranquilla deberán inclinarse hacia las casas o los apartamentos de precio inferior a 25 millones de pesos, recomendó un estudio elaborado a instancias de la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol). Durante la presentación del informe, el vicepresidente nacional de Camacol, Fabio Giraldo, dijo que Barranquilla y Medellín, que históricamente tienen un comportamiento cíclico en la actividad edificadora, hoy se encuentran en una buena época.

20 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El dirigente gremial sostuvo que a la capital del Atlántico la ha favorecido la apertura económica y los esfuerzos en mejoramiento de los servicios públicos, mientras que en Medellín se ven buenas perspectivas debido a la muerte de Pablo Escobar.

Cali y Bogotá, según Giraldo, han tenido siempre una actividad creciente en materia de vivienda. En el caso de Cali, el proceso depende de la política que adopte el Estado frente al cartel de la droga, pues en su poder están entre 3.000 y 4.000 propiedades, señaló ante unos 50 constructores e inmobiliarios.

También pronosticó que la Ley de Seguridad Social, en lo relacionado con las pensiones, favorecerá la construcción, por ser un negocio que ofrece rentabilidad y seguridad.

Síndrome María Eugenia Giraldo respaldó la conclusión del estudio en el sentido de que hay que atender la demanda insatisfecha de vivienda barata, argumentando que ahí hay buenos y abundantes negocios.

Hay que acabar con el síndrome María Eugenia , dijo, para luego explicar que este consiste en que los inversionistas temen que los compradores de bajos ingresos no paguen sus cuotas, como ocurrió con las casas entregadas por el Instituto de Crédito Territorial (ICT) entre 1982 y 1986.

Según el estudio de demanda y oferta, que excluye la vivienda usada, en estos momentos en Barranquilla sólo se están ofreciendo 36 viviendas con precio entre 11 y 20 millones de pesos para cerca de 4.300 demandantes efectivos, mientras que 812 viviendas ofrecidas por los constructores a un precio superior a los 25,1 millones podían ser adquiridas por solo 316 compradores.

El estudio revela que 51.185 hogares barranquilleros están interesados en adquirir vivienda, de los cuales el 44 por ciento paga arriendo por la que ocupan en la actualidad.

Al 90 por ciento les motiva no pagar arriendo y la necesidad de tener casa propia; en cambio, los propietarios que buscan otra casa quieren mayor comodidad, mejor ubicación, por inversión o por cambiar.

En septiembre, había 887 viviendas en oferta, de las cuales 114 eran casas y 773 apartamentos.

La cifra de hogares interesados en comprar vivienda se redujo respecto al estudio de oferta y demanda anterior hecho por Camacol, en 1990, que arrojó que 78.000 hogares estaban en esa situación.

Barranquilla pasa por un buen momento en la actividad edificadora, aunque el mercado de la vivienda de precios altos esté saturado. Según la directora de la Lonja de Propiedad Raíz, Gloria Strunz, en 1993 se han hecho negocios por unos 400.000 millones de pesos y hay inversionistas extranjeros, especialmente de Venezuela y España, que están trayendo capital.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.