EL INTRA MURIÓ POBRE, PERO EFICIENTE

EL INTRA MURIÓ POBRE, PERO EFICIENTE

Muchas de las resoluciones de despido de personal las he firmado con lágrimas en los ojos . Para la directora del Instituto Nacional de Transporte (Intra), Zayda Barrero de Noguera, la liquidación del personal que trabajaba en la entidad se constituyó en la función más traumática de su paso por dicho cargo.

20 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y peor aún para la funcionaria fue el hecho de que le tocó estampar la firma en 1.063 cartas de insubsistencia. Lo único que le faltó fue firmar su propio despido.

Al Intra solo le duró la gasolina 25 años. A partir de enero de 1994, se convertirá en la Dirección General de Tránsito, del Ministerio de Transporte, como consecuencia de la reestructuración y modernización del Estado.

En opinión de la directora de la entidad, el Intra murió andando. Después de un cuarto de siglo de desprestigio y de haberse constituido en uno de los focos de corrupción más grandes del país, en el último año los usuarios volvieron a creer en el Instituto .

En diálogo con EL TIEMPO, la funcionaria contó cómo se ha desarrollado la liquidación de la entidad, y algunos detalles de los 16 meses que permaneció en su dirección.

Cuál fue su primera estrellada como directora del Intra? A los pocos días de mi posesión, se inició un paro forzoso del transporte intermunicipal, presionado por la guerrilla. Los grupos subversivos comenzaron a quemar buses en las carreteras y los transportadores se negaron a sacar sus carros. Eso lo solucionamos estableciendo un seguro de protección para los propietarios de los vehículos. Eso fue muy duro, porque yo todavía no sabía cómo actuar en este tipo de circunstancias.

Cuál fue la actitud de los transportadores con su nombramiento? Me recibieron con mucha amabilidad. Yo doy fe de la seriedad y el sacrificio con que este sector maneja sus empresas. Algunos de ellos comenzaron como ayudantes de buses y hoy son propietarios de toda una flota.

Cuando usted fue nombrada en el cargo, no tenía experiencia en transporte. Cómo hizo los primeros días para desempeñar sus funciones? Algunas personas llegaron a decir que yo no podía desempeñar el cargo porque no distinguía entre un bus y un micro. Sin embargo, en este tipo de casos lo que vale es el conocimiento sobre gerencia, derecho y administración. Para ser directora del Intra no se necesita saber manejar tractomula o bus de lujo.

En su opinión, cuál es la principal falla del transporte colombiano? La imprudencia de los conductores, tanto particulares como de servicio público. Es urgente crear la cátedra de tránsito, para que los niños y los jóvenes aprendan a respetar las normas y a tener conciencia del orden y la seguridad. No es que la gente quiera violar las normas, sino que no las conoce.

Usted cree que la gente tenía razón para desconfiar de los empleados del Intra? No se puede dudar de que en una institución de control haya funcionarios que abusen de su autoridad. Sin embargo, no se puede generalizar. Yo creo que aquí, como en todas partes, hubo unas personas honestas y otras deshonestas.

Por qué en Colombia no surten mucho efecto las campañas de seguridad vial? Los índices de accidentalidad se redujeron considerablemente durante 1993. Sin embargo, debo reconocer que las campañas no surten mucho efecto debido a que la gente no tiene conciencia del riesgo que corre su vida cuando está conduciendo un vehículo. Por eso ni siquiera usan el cinturón de seguridad.

Qué opina del naciente Ministerio de Transporte? Si se cumple lo dispuesto en la ley que lo creó, la situación del transporte tiene que mejorar. Pero, si eso no ocurre, las cosas van a seguir como están. Confío en que el futuro del transporte será mejor.

Como directora del Intra, tuvo alguna frustración? Sí. Tener que firmar las resoluciones de despido de 1.063 personas. Lo peor de todo fue que algunos funcionarios que llevaban 25 años en el Instituto, es decir que fueron casi fundadores de la entidad, se tuvieron que ir con una liquidación de dos millones de pesos, debido a sus bajos sueldos.

Usted también se queda sin puesto. A qué se va a dedicar? Por ahora pienso tomar un descanso y reivindicarme con mi familia. Después, espero ser premiada con un buen puesto en otro lado.

Le gustaría lanzarse a la política? Indudablemente que sí. Pertenezco a una familia política por tradición y creo que tengo las condiciones para ello. Sin embargo, en estos momentos estoy inhabilitada, y por eso debo esperar para otra oportunidad.

El Intra ya está liquidado? Solo estamos esperando que llegue el 31 de diciembre para que el Ministerio del Transporte asuma nuestras funciones y reciba los bienes. Estamos terminando a lo pobre, pero cumplidamente.

Cuanto costó la liquidación del Instituto? El costo total fue de 4.000 millones de pesos. De ese monto, 2.600 millones correspondieron a indemnizaciones y bonificaciones, mientras que el resto se invirtió en el pago de cesantías y prestaciones.

Una vida acelerada En menos de cinco minutos, Zayda Barrero de Noguera cuenta su vida desde cuando estudiaba en el Colegio de la Presentación, pasando por la universidad y los cargos que ha ocupado, hasta sus anécdotas como directora del Intra.

Su vida ha sido tan acelerada, que cualquiera podría pensar que no es cierto todo lo que cuenta, porque quizás no ha tenido tiempo para hacer tantas cosas. Como la mayoría de la mujeres, oculta su edad, pero dice que es la colombiana que mas años ha cumplido.

Zayda Barrero es abogada de la Universidad Santo Tomás, especializada en derecho comercial; extrovertida y amable, pero de gran temple. Nació en Tunja (Boyacá) y ha desempeñado, entre otros cargos, el de superintendente de Sociedades encargada, secretaria general de la Contraloría Distrital de Bogotá y alcaldesa menor de Usquén, Chapinero y Teusaquillo. También fue inspectora 16 de Bogotá.

Fue nombrada directora del Intra el 13 de agosto de 1992, cargo en el cual se posesionó el 19 del mismo mes.

Caundo llegó a la dirección del instituto, el Gobierno ya había tomado la decisión de liquidarlo y por eso ella no pudo hacer nada para impedirlo. Sin embargo, se puso como meta recuperar la imagen de la entidad, mediante un plan que permitiera identificarla no solo como la oficina que expedía pases, placas y licencias, sino donde se diseñaban las políticas de transporte de carga y pasajeros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.