UN ROMPECABEZAS ANGÉLICO

UN ROMPECABEZAS ANGÉLICO

Si las leyes se pudieran descomponer como un rompecabezas quedarían al aire libre una maraña de intereses, buenas intenciones, oídos sordos y palabras huecas. La ley de televisión que paso en foto finish no es una excepción sino un exuberante ejemplo. En primer lugar, el debate sobre el carácter público de la televisión fue zanjado con un esguince que le haría saltar el corazón a un contorsionista. En uno de los sofismas angélicos , el senador Luis Guillermo Angel pretendía introducir una diferencia que habría revolucionado por lo absurda, claro está toda la teoría contemporánea de la comunicación. Como para que Eco lo incluyera en su próxima obra (de semiología, no de novela). Nada menos que la distinción entre servicio público y medio de comunicación; los ladrillos estarían a la derecha y la recreación y lo comercial a la izquierda. Una variación singular de la viejísima metáfora del valle de Josafat. Todo ello cuando en el mundo se está produciendo una profunda reconsideración d

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Quedó la televisión como un servicio de telecomunicaciones, enfatizando la aberración de considerarla más como un dispositivo tecnológico que como un mediador social y cultural. Lo que no vieron nuestro políticos criollos sí fue lo que comprendieron a carta cabal primero los canadienses antes de la firma del TLC y luego la Comunidad Europea en la histórica y movida negociación del GATT: que los bienes culturales no son iguales a las naranjas, los plátanos o las cucharitas de plata y que las promesas de los mercados deben tomarse con cautela; por ejemplo, en lo que tienen que ver con el patrimonio audiovisual.

Porque ese es otro de los sofismas angélicos . Según el senador ponente vendrán ahora las épocas de las vacas gordas. Crecerá la oferta y se mejorará la calidad. Un argumento sin duda seductor, pero que desdicen con experiencias a borbotones quienes ya llevan recorrido camino en este campo.

El Ministro, por su parte, que no quedó muy contento con el porcentaje de participación de la inversión extranjera ni con las trabas a la comercialización del cable a través de publicidad ha prometido a diestro y siniestro que el sistema para el control monopólico es translúcido y efectivísimo y que además se aumentará el pluralismo. Ver para creer! O como dice el otro refrán: amanecerá y veremos . Para nosotros los pesimistas, las cosas con el nuevo sistema no tenderán a mejorarse y como los judíos del Exodo dentro de unos años se estarán recordando las delicias de las cebollas de Egipto.

A pesar de los nubarrones, el panorama tampoco es tan oscuro. Se incluyó el cable dentro de las televisiones reguladas, se mantuvieron los porcentajes de producción nacional, especialmente la de los horarios triple A, se creó la Academia de Ciencias y Artes Audiovisuales Fernando Gómez Agudelo para la formación de talento, se empiezan a tener en cuenta las estaciones locales que obviamente corren el peligro de clientelizarse.

Falta una mayor claridad sobre otros temas decisivos, como, por ejemplo, las televisiones regionales y la proyección futura de la televisión pública. En el primer caso es necesario garantizar el fortalecimiento de las identidades regionales con proyectos que no sean devorados por lo comercial, y en lo segundo se requerirá voluntad política, dinero, creatividad y flexibilidad para ofrecer una televisión alternativa con un leguaje arriesgado e innovador.

En las comisiones sextas de Senado y Cámara ya está hecho el rompecabezas. Lo que todavía está en duda es la figura que al final quedará al armar semejante puzzle. Ojalá que no resulte parodiando a Goya que los sueños de la televisión produzcan monstruos.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.