AJUSTICIAMIENTO PERIODÍSTICO

AJUSTICIAMIENTO PERIODÍSTICO

El pasado 14 de diciembre, martes, en la primera página se lee la siguiente información: un antetítulo que dice Los muertos de la CRS . Seguido por un título en los siguientes términos: Santamaría habría sido negligente . La información da cuenta de una investigación que realizó la Procuraduría para las Fuerzas Militares y que, tuvo origen en la muerte de dos miembros de la Corriente de Renovación Socialista.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Ha dicho la investigación que los miembros de la CRS fueron ajusticiados por algunos miembros del Ejército . Por ello abre pliego de cargos contra siete miembros de esta institución y, sindica al ex consejero de Paz, Ricardo Santamaría, de presunta negligencia por no haber hecho todas las coordinaciones necesarias para que los voceros de la guerrilla pudieran llegar al sitio acordado, en donde, por lo demás, se realizarían los diálogos entre este grupo guerrillero y el Gobierno.

Las investigaciones sostienen además que los homicidios fueron ejecutados en estado de indefensión por parte de militares, adscritos a la Compañía A, Primera División del Batallón Voltígeros . (Subrayado nuestro).

A pesar de que esa es la conclusión de la Procuraduría, el periodista vincula mediante el antetítulo y el título al ex consejero de paz (e) Ricardo Santamaría, al homicidio o ajusticiamiento de los dos ciudadanos.

La Procuraduría en la parte resolutiva de la providencia ordena lo siguiente: Tercero. Compulsar por secretaría copias auténticas de las piezas procesales pertinentes con destino a la Procuraduría delegada para la Vigilancia Administrativa con el propósito de que se analice si disciplinariamente se puede investigar la conducta de los doctores Santamaría Salamanca, consejero de Paz, y Gonzalo de Francisco, de esa misma consejería . (El subrayado es nuestro).

Pero eso no le bastó al periodista para entender que lo que se ordena es que la Procuraduría para la Vigilancia Administrativa analice si disciplinariamente se puede investigar o no a los funcionarios Santamaría y De Francisco. De dónde, pues, puede salir la vinculación que hace el antetítulo y el título, entre las muertes de los miembros de la CRS y la conducta de Santamaría y De Francisco, si hasta ahora se está pidiendo que se analice si procede o no una investigación contra ellos? Al leer los 26 párrafos que la información de este periódico contiene, 16 están dedicados a Santamaría.

Es acaso esto equilibrado? Cómo puede pensarse que el análisis para ver si procede o no una investigación contra Santamaría y De Francisco, tenga más peso periodístico que la formal averiguación con pliego de cargos contra siete miembros del Ejército por el presunto homicidio de dos ciudadanos? Esto no deja de ser un despropósito y una falta absoluta de rigor. Estamos ante el homicidio de dos guerrilleros que estaban en conversaciones de paz con el Gobierno.

A estos ciudadanos, presuntamente, los ajusticiaron algunos miembros del Ejército. Pero para efectos de la información en este diario, fue más importante que la Procuraduría dijera que El Gobierno (mediante sus representantes) debería haber adoptado medidas de seguridad mínimas para garantizar la vida de quienes se encontraban sentados a su mesa para concertar los términos de la paz, medidas entre las cuales debían incluirse, por supuesto, instrucciones precisas a los miembros de la fuerza pública . Este sí es un verdadero caso de ajusticiamiento periodístico frente a Santamaría y De Francisco.

Dice el informe, y EL TIEMPO lo transcribe, lo siguiente: El encuentro entre las unidades militares adscritas a la Compañía A, Primera División del Batallón Voltígeros, con los voceros de la Corriente fue fortuito, porque los militares estaban sacando de la zona a un compañero enfermo .

Si el encuentro fue fortuito, es decir por casualidad, cómo podía entonces Santamaría prever qué iba a ocurrir? Sin embargo, al periodista en su acuciosidad y buen juicio, no se le ocurrió hacerse esta misma pregunta al momento de titular, vinculando las muertes con la conducta de Santamaría.

Por último, resulta una muy desafortunada coincidencia, que pudo incidir en la manera como este diario presentó la información, el hecho de que la investigación de la Procuraduría haya salido exactamente el mismo día que se encontraba en Colombia el Canciller de Cuba y, precisamente, al día siguiente de haberse posesionado como embajador de nuestro país ante ese gobierno el ciudadano Ricardo Santamaría.

Este tipo de coincidencias no pueden cegar la objetividad, seriedad, sentido común y buen juicio que deben permanecer en los periodistas en cada momento de su vida.

Este es, pues, un caso en el que pesaron frente a la información, algunos factores distractores que impidieron a los periodists ver objetivamente la información, pues al momento de presentarla a los lectores, le dieron más importancia a una posible conducta disciplinaria que a una conducta tipificada como delito en el Código Penal: el homicidio. Mal ejemplo este de periodismo objetivo y transparente.

Nota: Esta columna dejará de aparecer durante tres semanas por vacaciones de su autor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.