GATT-ROTAZO A BARRERAS COMERCIALES

GATT-ROTAZO A BARRERAS COMERCIALES

El comercio mundial volvió a respirar. Las relaciones entre la Comunidad Europea, Estados Unidos y los países en desarrollo se distensionaron, y se alejó el temor de una guerra comercial. Todo, por la culminación con éxito, el miércoles pasado, de la Ronda Uruguay del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT). Fueron siete años de negociaciones marcadas por fracasos, aplazamientos, retaliaciones, paros, protestas y presiones de todo tipo.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Al final, se logró un acuerdo entre Estados Unidos y los países de la Comunidad Europea para disminuir gradualmente la ayuda que otorgan a los productos agropecuarios y eliminar las cuotas al comercio de textiles, dos de los puntos que más enredaron las negociaciones.

A último momento, solo faltó definir un punto que no parecía tan conflictivo: el de los audiovisuales.

La solución deberá debatirse en el nuevo organismo que se creará, en remplazo del GATT, a partir del 15 de abril: la Organización Mundial de Comercio (OMC), que nació al cerrarse la Ronda Uruguay.

La OMC se encargará de regular el comercio de mercancías, productos agropecuarios y bienes, mientras que el GATT pasará a ser una sección de la nueva entidad.

El éxito de la Ronda Uruguay consistió en que no hubo ganadores ni perdedores. Al final, todos ganaron, pero también perdieron.

Ganaron porque cada uno obtuvo un pedazo de lo que quería. Los países desarrollados cedieron en la reducción de los subsidios agrícolas y los impuestos de importación, pero a cambio podrán dinamizar sus estancadas economías.

Se calcula que entre Estados Unidos, la Comunidad Europea y Japón tendrán ingresos adicionales por 124.000 millones de dólares anuales, según un informe del Banco Mundial.

Las naciones en desarrollo también se benefician, aunque no tanto como esperaban inicialmente. Por ejemplo, pedían que los subsidios a la producción agropecuaria se eliminaran totalmente, y solo obtuvieron una reducción del 21 por ciento en los próximos seis años. Para las exportaciones, el desmonte de las subvenciones será del 36 por ciento.

También ganaron porque se acelerará la eliminación de los cupos que establecen los países desarrollados para la compra de textiles y confecciones provenientes del tercer mundo. En vez de hacerlo en 15 años, lo harán en diez.

Otro logro de las naciones en desarrollo está en que la Ronda Uruguay prohibió utilizar las medidas fitosanitarias (control a plagas y enfermedades de productos agrícolas) como barrera comercial. Por ejemplo, Japón impide el ingreso de pitaya colombiana a ese país por el simple hecho de que en Colombia ya fue detectada la mosca del Mediterráneo. Igual sucede con las exportaciones de carne a Estados Unidos, que están restringidas porque buena parte de la ganadería colombiana convive con la aftosa.

En cambio, se comprometieron a respetar la propiedad intelectual, lo que es más conveniente para los países ricos, porque tienen mayor capacidad para realizar investigación.

Pero, qué es la Ronda Uruguay, para qué servirá y qué obtiene Colombia de los resultados de esta negociación? A continuación se clarifican estas y otras dudas. Qué es el GATT? El Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio es un contrato a través del cual los países que hacen parte de él deciden las condiciones en que se realiza el intercambio de bienes y el monto de los impuestos que cada nación debe cobrar por el ingreso de productos a otros estados.

El GATT se empezó a gestar en 1946, por iniciativa de Estados Unidos y la ONU, y nació el 31 de octubre de 1948, con 23 países miembros. Hoy cuenta con 114 socios. Qué es la Ronda Uruguay Las deliberaciones del GATT se realizan por etapas, denominadas rondas, en las que se discuten temas previamente establecidos.

La Ronda Uruguay fue la última, es decir, la que terminó la semana pasada. Se inició en 1986 y se llamó así porque los ministros de Comercio Exterior la empezaron a discutir en Punta del Este (Uruguay).

La primera ronda se hizo en Ginebra en 1947; la segunda, en Annecy (Francia) en 1949; la tercera, en Torquay (Inglaterra) en 1951; la cuarta, nuevamente en Ginebra en 1956; la quinta, en Estados Unidos, en 1960 y se denominó Ronda de Kennedy; la sexta y la séptima se realizaron en Ginebra en 1964 y 1973, respectivamente; la octava, en Tokio en 1980 y la novena y última fue la de Uruguay. Qué se negoció en esta ronda? A diferencia de los anteriores períodos de negociaciones, la Ronda Uruguay no se limitó a tratar el tema de los aranceles y los cupos de importación, sino que incluyó otros aspectos que estaban vedados o habían sido tocados tangencialmente, como el sector agropecuario (subsidios), el comercio de servicios, la propiedad intelectual y el desmonte del acuerdo multifibras, que es un pacto al margen del GATT con el cual los países desarrollados regulan el comercio mundial de textiles y confecciones. Por qué era importante llegar a un acuerdo en la Ronda Uruguay? Porque en los países desarrollados hay sectores que están ejerciendo una fuerte presión para que los gobiernos vuelvan a poner trabas al ingreso de productos importados, lo que afectaría gravemente el intercambio mundial. Con la Ronda triunfó la tesis de que el libre comercio incentiva la economía y estimula la competitividad de todos los sectores de la producción.

Si no hubiera tenido éxito, se habría desatado una guerra comercial, en la que los países en desarrollo habrían sido los más perjudicados, principalmente porque se dificultaría el ingreso de sus productos a los grandes centros de consumo mundial. Qué representa para la economía mundial? Lo que se busca con la eliminación de trabas al comercio mundial es dinamizar las economías por el incremento en el intercambio comercial sin distorsiones de ninguna naturaleza. Desde cuando se creó el GATT, el comercio mundial de bienes se ha multiplicado 12 veces. Su valor pasó de 57.000 millones de dólares en 1948 a tres billones 800.000 millones de dólares en 1992, según la Foreign Commonwealth Office, de Londres.

De acuerdo con un estudio del Banco Mundial y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), a septiembre del 93 la culminación de la Ronda Uruguay representa ingresos adicionales por 200.000 millones de dólares anuales a la economía mundial (cuatro veces lo que produce Colombia en un año), hasta el 2002, debido al desmonte gradual de los subsidios a la agricultura y menores aranceles para los productos industriales. Cuáles son los beneficios para América Latina? En primer término, valida los procesos de apertura económica que se están dando en la mayoría de los países de la región, que buscan no solamente abaratar las importaciones sino ampliar el acceso de sus productos a los mercados externos.

Con la Ronda se establecen reglas de juego claras para el intercambio de bienes y servicios y se crean mecanismos ágiles para solucionar los problemas comerciales que se presenten entre los países miembros. Adicionalmente, se controla la imposición de barreras al comercio, mejorando las condiciones de acceso de la producción a cualquier tipo de mercado.

Ningún país podrá establecer barreras distintas de las que fueron aceptadas por el GATT.

En total, América Latina y los demás países del tercer mundo percibirán unos 16.000 millones de dólares por año, el equivalente a la deuda externa colombiana. En qué se benefician Estados Unidos y la CE? De un lado, el desmonte de los subsidios implica un alivio en el gasto público de dichas naciones y un saneamiento de sus economías.

Se calcula que en 1993, los países desarrollados otorgaron subsidios a la producción rural por cerca de 350.000 millones de dólares.

Según el Banco Mundial, los acuerdos de la Ronda Uruguay le representarán ingresos adicionales a Estados Unidos por 36.000 millones de dólares, a los doce países de la Comunidad Europea por 61.000 millones de dólares y a Japón por 27.000 millones de dólares. El acuerdo del GATT qué le representa a Colombia? El beneficio más directo son las mejores condicciones de acceso del banano colombiano y latinoamericano a Europa. La Comunidad aceptó ampliar de dos millones de toneladas a 2,2 millones la cuota de importación de la fruta proveniente de la región.

Con el establecimiento de cuotas por países, se dejó en manos de los gobiernos latinoamericanos la administración de los cupos de exportación de banano.

Además, el desmonte gradual del 21 por ciento de los subsidios a la producción agrícola en los países desarrollados implica que mejoren las cotizaciones internacionales de los mismos productos en Colombia y el Tercer Mundo y, por tanto, aumenta su competitividad en el mercado externo.

En otras palabras, con menores subsidios, los productos agrícolas de las naciones desarrolladas saldrán a un mayor precio al consumidor final y por tanto, los del resto del mundo podrán competir en mejores condiciones que las actuales.

Por otra parte, si realmente se reactivan las economías de las naciones desarrolladas, las exportaciones colombianas y de otros países de igual desarrollo se favorecerán por una posible mayor demanda de productos. Colombia sería una de las más beneficiadas, porque alrededor del 70 por ciento de sus ventas externas se dirigen a Estados Unidos y la Comunidad Europea.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.