CUESTA ABAJO

CUESTA ABAJO

La Edis se acabó por su propia inercia. Por lo menos desde el punto de vista del ciudadano. Es decir, con los años se fue creyendo inexpugnable. Hasta que se reventó por su propia ineficiencia.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Sus administraciones, por tradición, estuvieron muy ligadas a intereses politiqueros, muy aferradas a la presencia y a la intromisión salvadora de algunos concejales y de sus representantes, quienes se sintieron los dueños de casa.

Con alegría, en el sentido de ligereza, se manejó una entidad que tenía una responsabilidad enorme, y múltiples frentes de trabajo. Ligereza de parte de muchos directivos y políticos, quienes se dedicaron a consolidar sus fortines, sin tener en cuenta a los usuarios. Sin que pareciera importarles la ciudad con la que habían firmado un compromiso.

Ligereza de un sindicato que concentró sus esfuerzos en las prebendas, sin calcular nunca el daño a largo plazo. Y que en más de una ocasión convirtió a Bogotá en un mar de basuras porque decidió equivocadamente sus mecanismos de presión.

Nunca pudo la Edis crecer en la misma medida de la ciudad. Ni mantener la eficiencia inicial al ritmo de la demanda. Ni entender que era una entidad de servicio. Ni tener claro que su razón de ser era el usuario.

Todo lo contrario. La Edis creyó que podía mantenerse como vena rota, como entidad que no debía preocuparse por la rentabilidad y la productividad, pues el papá Distrito estaría siempre listo a rellenar sus arcas expoliadas.

Y creyó que seguiría disfrutando de su ineficiencia a pesar de que en la administración de Andrés Pastrana se firmaron contratos con dos entidades privadas para recoger basuras. Y a pesar de que en el gobierno de Caicedo Ferrer se firmó un tercer contrato y el Concejo negó un acuerdo para su liquidación.

La Edis, pensamos en ese entonces, podrá responder con eficacia por el 42 por ciento de la ciudad.

Pero sobreponerse le fue imposible. Sobre todo cuando se siguieron manejando estrategias torpes y equivocadas. Entre las últimas, aquella de y los carros estaban dañados salir a recoger basuras los domingos en la madrugada cuando el Dama y Ciudad Limpia realizarían operativos, para bloquearlos a la entrada de la planta de transferencia.

Con actitudes así, para qué Edis.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.