AUMENTO SALARIAL, MÍNIMO VEINTICUATRO POR CIENTO

AUMENTO SALARIAL, MÍNIMO VEINTICUATRO POR CIENTO

Con el fin de año revive la cuestión del salario mínimo. En cuánto debe reajustarse? En la inflación más la productividad, sólo en la inflación, en menos de la inflación? Y, en últimas, cuál inflación? La del año que ya pasó o la del año que viene? El salario mínimo debe ajustarse utilizando la cifra de la inflación del año que ya pasó, más uno o dos puntos porcentuales por el aumento en productividad. En ningún caso debe apelarse a la inflación del año entrante; veamos por qué.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Una razón es la de que nadie sabe cuál es la inflación del año entrante y nadie puede garantizar una cifra, aun con mediana certidumbre. Lo único seguro es la inflación que ya pasó y la pérdida de poder adquisitivo que dejó. Así, lo indicado es que esta pérdida sea compensada en la siguiente ronda de aumentos.

Según cifras del DANE (Indice del Salario Mínimo Legal), el salario mínimo se ha venido deteriorando durante los últimos años. Por ejemplo, entre 1990 y 1993, el salario mínimo perdió aproximadamente cinco por ciento de su capacidad de compra. Algo parecido sucedió también con los jornales agropecuarios. Esto se debe a que en algunos años el ajuste salarial fue inferior a la inflación.

La inflación no es culpa ni de los industriales, ni de los comerciantes, ni de las amas de casa, ni de los sindicatos, ni de los trabajadores. Es responsabilidad del Gobierno, que tiene a su disposición las herramientas de control monetario, fiscal, de intercambio comercial y algo de persuasión moral. No es conveniente continuar el control de la inflación a costa de los asalariados.

La otra razón es la de que establecer el precedente de ajustar por la inflación futura resulta en poco menos que emboscada. Esta afirmación tiene que ver con la llamada ley del Banco de la República, que en su artículo 2 obliga al Banco (y, en consecuencia, al Gobierno) a adoptar metas específicas de inflación que deberán ser siempre menores a los últimos resultados registrados . En otras palabras, con convicción o sin ella, por ley le toca al Gobierno salir a decir que la inflación del año entrante será menor. De allí que establecer la costumbre de ajustar por la inflación futura es como darle a un enfermo cada vez menos comida.

En resumen, no es aconsejable ajustar el salario con base en la inflación futura. Por otra parte, podría ser esta la oportunidad para ayudar a la población menos favorecida restableciendo algo del poder de compra erosionado en el pasado. En consecuencia, con la inflación de este año, entre 22 y 23 por ciento, más la productividad, se recomienda que el salario mínimo suba mínimo veinticuatro por ciento.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.