LA TRAGEDIA DEL AGUINALDO

LA TRAGEDIA DEL AGUINALDO

Si la navidad es para el país una época de esperanza, felicidad, novenas y regalos, para Linda Guerrero, directora de la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar, el mes de los aguinaldos se convierte en una verdadera tragedia. Así, mientras la gente celebra las novenas, los pabellones de quemados viven las secuelas de la pólvora.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Luego de atender en las salas de cirugía, hace ya varias navidades, casos tan comunes como impresionantes de amputación de extremidades o desfiguraciones en cara y cuello, la doctora Guerrero tiene prohibido el uso de la pólvora en su casa. Peleo todos los diciembres con mi hermano porque es el único de la familia que utiliza pólvora. Hasta les muestro las diapositivas que tengo de los pacientes quemados .

Y la pelea no termina en su hogar. Diariamente se enfrenta a las distintas entidades del Estado, con el fin de dignificar la atención del quemado. Tengo que luchar todos los días para que me manden la gasa, las drogas y para que me compren camas y ventiladores. Un ventilador es tan vital para un paciente como sobrevivir o morir cuando el caso es de gravedad , afirma Guerrero.

La falta de recursos y de políticas de descentralización que le permitan al pabellón de quemados tener un presupuesto suficiente la motivaron a presentar su renuncia. Yo no puedo comprometerme a brindar una adecuada atención si continúan las políticas de la Secretaría de Salud. A veces me toca cerrar los ojos y no permitir la hospitalización de pacientes menos graves para salvar la vida de otros . Qué representa para los pabellones de quemados la llegada de diciembre? Diciembre es una tragedia para los pabellones porque no existe el presupuesto para atender a los quemados por pólvora. Sin embargo, el problema de atención al quemado no solo se presenta en diciembre sino a lo largo del año por el abandono del gobierno distrital a hospitales como el Simón Bolívar. Quiénes son las principales víctimas de las quemaduras por pólvora? La primera tanda la constituyen los fabricantes de pólvora, desde el mes de noviembre. Los accidentes en la producción de pólvora afectan, además, a toda la familia, por ser esta una industria artesanal y familiar. De otro lado, los niños son víctimas importantes por el descuido y la permisividad de sus padres. Hace unos días llegó al hospital una niña a la que se le prendió el vestido con una luz de bengala y tuvo quemaduras muy graves. Las lesiones de los adultos se presentan, en la gran mayoría de los casos, porque se manipula la pólvora en estado de embriaguez. Qué recomienda Ud. para que no se presenten este tipo de accidentes? Antes que todo, no usar pólvora. Ahora, si se utiliza, que no sea pólvora explosiva como voladores, mechas o totes. En este sentido, es preferible utilizar la pólvora luminosa ya que es menos peligrosa. De otro lado, dos de las recomendaciones fundamentales son no ingerir bebidas alcoholicas cuando se está manejando pólvora y prohibir su venta a los menores de edad. Qué se debe hacer cuando se presenta una quemadura con pólvora? La parte quemada se debe lavar con agua fría y cubrir con una sábana limpia antes de dirigirse al hospital. Es importante que la gente entienda que no se deben aplicar cremas, ni ungentos caseros como huevo o aceite porque se puede infectar la quemadura. Qué obstáculos enfrenta el pabellón de quemados del hospital Simón Bolívar para atender las emergencias de esta navidad? No hay camas para atender a los adultos, no hay medicamentos tan esenciales como gasa y lactato (líquido hidratante) y hacen falta médicos. Sin embargo, nuestro pabellón de quemados tiene que recibir los pacientes de todos los hospitales de Bogotá, y lo preocupante del asunto es que esta crisis se vive todo el año con los quemados por cocinol, gas o energía eléctrica.

Qué se ha planteado para solucionar la crisis del pabellón que Ud. dirige? En los ocho años que llevo en el hospital, he peleado por aumentar las camas, por aumentar el personal y porque los medicamentos se suministen en forma regular. Mi última pelea ha sido tratar de mantener un presupuesto independiente para el pabellón de quemados del hospital. Sin embargo, estos problemas solo se superan con la voluntad política de la Secretaría de Salud. Y existe esa voluntad política en la Secretaría? Muy pocas veces han atendido mis quejas y solo en épocas como la navidad se acuerdan del pabellón de quemados. Durante el año, el pabellón sobrevive porque se trabaja con las uñas y con mucha mística en la atención y cuidado del quemado. Es pura medicina de guerra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.