LA GRAN ESQUINA DE LAS REVISTAS

LA GRAN ESQUINA DE LAS REVISTAS

Hace una semana decidí ampliar mis conocimientos deportivos y me atreví a ir a comprar unas cuantas revistas a la librería de la esquina, aquí en Bostón. Pero qué inocente fui. Después de tres horas y media de una ardua lucha contra la indecisión, salí con hambre, malgenio, 15 dólares (carajo, 12.000 pesos!) más pobre que antes y con unas revistas tan especializadas que ni entiendo... Esta escena me hizo recordar de cuando uno va a Sanandresito a comprar un transistor. Le sacan a uno radios viejos, nuevos, amarillos, rosados, parados, horizontales, automáticos, para ciegos, para sordos, con doble o triple casetera, con televisión, fax, llantas. Bueno, lo que uno quiera.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Y uno siempre termina comprando lo más caro y lo que menos necesita. Pero es que no es fácil ser un humilde consumidor estos días.

Volviendo al tema de esta columna, ya una vez más sereno averigé sobre el gran mercado de revistas deportivas que existe en Estados Unidos. En un cálculo muy liberal, uno diría que habría unas 50 ó 60, pero según la publicación Consumer Magazine, el número llega a 576. Esta cifra incluye algunas revistas de deportes de recreación, pero al fin y al cabo deportes; y no incluye otras miles de revistas promocionales que anualmente editan los equipos deportivos profesionales y universitarios (béisbol, fútbol americano, etcetera.) o planfletos no certificados.

La magnitud de este fenómeno es explicita cuando uno analiza que hay más revistas sobre fútbol en Estados Unidos que en Colombia. Y, ciertamente, de mejor calidad, aunque aquí a duras penas le saben dar al balón.

Otro ejemplo donde Colombia sale goleada por 11-1 es en el ciclismo. Hay revistas para los profesionales, los menos profesionales, los aficionados o, aún mas increíble, para los ciclistas de determinado estado o región del país. Veamos algunos nombres. Para referencia, bicycle traduce bicicleta y cycling ciclismo. Estos son Bicycle Guide, Bicycling Velo News, Winning: Bicycling Illustrated, The Bicycle Paper, Bicycle USA, Cycling USA o Texas Bicyclist.

Aparte de baloncesto o del béisbol, deportes de los cuales se escribe ampliamente en un alto nivel de especialización, hay otros casos como el golf donde las cifras son desproporcionadas. En total, hay 26 revistas certificadas sobre el golf. Por ejemplo, hay para mujeres, para ejecutivos o viajeros y otras exclusivamente sobre greens, consejos o cualquier locura. Al igual que en otros deportes, vienen en todos los tamaños, formas y precios. Unas de calidad y otras como para hinchar la caneca de basura.

La tendencia, al igual que en otros productos, es llegarle a determinados grupos de la sociedad, ya sean mujeres, hombres, homosexuales, industriales, o lo que sea.

Tan especializado es el mercado hoy día que en la lista de las 576 revistas aparecen nombres más allá de lo inimaginable. Estos van desde Silent Sport (Deportes Silenciosos) hasta Palestra (para inválidos), pasando por Tomahawk, una revista sobre los aficionados del equipo de béisbol Los Bravos de Atlanta. Ni siquiera es sobre el equipo, es sobre los aficionados. Deportes silenciosos?, se pregunta uno. La descripción de esta rareza dice que trata sobre deportes como esquí cross country, ciclismo o atletismo. Y desde cuándo no suenan los piñones de una bicicleta? En fin. Aparte de haberse constituido en los 70 y 80 en un negocio de alta rentabilidad en un país donde el consumidor está por doquier, la venta de revistas ha sufrido recientemente un giro que ya incluso afecta a Colombia. Las revistas primordialmente se venden por suscripción y no por medio de voceadores o en el puesto de la esquina. Qué tal uno tratando de escoger entre 576 revistas... Ahí sí como para ponerse neurótico.

En términos generales, ha crecido tanto el negocio que en 1982 había 1.800 revistas. Hoy día son 3.000.

Todo esto nos hace reflexionar sobre el mercado en Colombia, guardadas las proporciones. Por qué es tan minúsculo? Es culpa de los periodistas o es que la gente no goza de suficiente educación y, por lo tanto, no lee? O es el poder adquisitivo? Estoy convencido de que es una extraña combinación de todas las anteriores, pero si el periodista o el aficionado del deporte colombiano no se lanza con proyectos buenos o malos como el periodismo Diario Deportivo, aquellas cuatro ediciones que alcanzaron a salir hace unos años sobre bicicross, gracias a Juan Carlos Carbo, o el reciente rediseño de Deporte Gráfico, entonces seguiremos en las mismas. Inventándolo todo y discutiendo como animales sobre inventos tercermundistas. Por mi parte, he decidido continuar leyendo la vieja pero confiable Sports Illustrated, cuya circulación es de 3.150.000 números semanales. Y ya tengo suscripción...

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.