Y QUE SIGA LA FUNCIÓN...

Y QUE SIGA LA FUNCIÓN...

El repentino retiro de Micheal Jordan y las muertes del croata Drazen Petrovic y de Reggis Lewis marcaron la temporada 1992-1993 de la ultraprofesional Liga de baloncesto estadounidense (NBA), durante la cual los Chicago Bulls lograron su tercer título consecutivo. Pero el espectáculo debe continuar, y contra viento y marea, retiros y muertes, una nueva temporada comenzó en noviembre, caracterizada en este caso por la locura de los salarios y en cuyo inicio los contratos 50, 60 e incluso 70 millones de dólares pasaron a ser moneda corriente.

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El pasado 6 de octubre, la ciudad de Chicago y el mundo enmudecía y se resistía a creer los rumores sobre el retiro de la mayor figura de la NBA, Michael Jordan, versión que había comenzado a ganar terreno la noche anterior.

A las 10:00 de esa mañana fue Jordan en persona quien confirmaba su decision de colgar los botines a los 30 años, en la cumbre de su carrera y luego de haber asombrado a todo el planeta con sus vuelos y lanzamientos.

Esa misma mañana, miles de fanáticos se volcaron sobre los comercios de Chicago y agotaron las existencias de casetes de video conteniendo muchas de las jugadas de Jordan que asombraron al mundo.

Un último intento de guardar en casa, para siempre, las acrobacias que sirvieron para que, junto con los Chicago Bulls (el equipo en el que cumplió toda su carrera profesional) ganara tres veces el título de la NBA y, en Barcelona-92 como miembro del Dream Team (equipo de ensueño) su segunda medalla olímpica de oro.

Después de tantos éxitos, Jordan dijo que carecía ahora de motivaciones para seguir adelante. Agregó además que necesitaba reponerse del asesinato de su padre crimen perpetrado en agosto por dos adolescentes y que era hora de pensar en estar más tiempo con su familia.

Pero el retiro de Jordan no fue el único golpe para la NBA, porque semanas antes había uerto en un accidente automovilístico en Alemania el croata Drazen Petrovic, el gran coductor de los New Jersey Nets. Petrovic había sido uno de los primeros europeos en pisar fuerte en la exclusiva liga americana.

Apenas un mes después moría víctima de un ataque cardíaco durante un entrenamiento Reggie Lewis, el nuevo pilar de los Boston Celtics, una escuadra que iniciaba la difícil tarea de su reconstrucción luego de las partidas de Larry Bird y Kevin McHale.

Frente a esa sucesión de desgracias, la divisa de los responsables de la NBA fue simple: el espectáculo debe continuar, y una nueva temporada se inició en noviembre con la llegada de varios jugadores novatos, otros en ascenso impacientes por tomar el relevo de las grandes figuras, y el desembarco del croata Toni Kukoc.

La temporada comenzó a gestarse con un diluvio de contratos millonarios para los jugadores en su primer año. El primer electo en el draft fue Chris Webber, quien firmó con los Golden State Warriors un contrato de 15 años y la friolera de 74,4 millones de dólares.

El de Webber no fue un caso aislado. Luego vinieron, por ejemplo, los contratos de Anfernee Hardaway con los Orlando Magic por 65 millones de dólares, y el que suscribió el mormón Shawn Bradley con los Philadelphia 76ers por 44,2 millones.

Entretanto, Shaquille O Neal, de los Orlando Magic, y Alonzo Mourning, de Charlotte Hornets ambos jugadores en su segunda temporada, tendrán a su cargo la pesada tarea de entusiasmar a los espectadores de la NBA, huérfanos ahora del espectáculo que garantizó durante 10 años Jordan.

Una tarea llenar aquel vacío en la cual tendrá un papel protagónico, además, el niño terrible de la NBA, Sir Charles Barkley.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.