BATALLAS QUE VALEN LA PENA

BATALLAS QUE VALEN LA PENA

Esta despersonalizada ciudad es escenario, casi todos los días, de impresionantes batallas. Las hay de muchas clases y muchas de ellas, por las razones más absurdas, terminan salpicadas de sangre. Abundan las peleas callejeras. En ellas casi siempre hay muertos, demasiados muertos. Es frecuente, casi diario, que las autoridades cometan abusos, bien porque actúan con exceso o porque dejan de hacerlo. A veces ni autoridad existe. Pero también las hay que bien vale la pena mirar de cerca y aplaudir por la importancia que tienen para el futuro del escaso espacio vivible que le queda a Bogotá. Es la pelea de unos vecinos que un día deciden acudir a un juez para intentar, mediante una acción de tutela, que se respete el carácter residencial del vecindario. Es David contra Goliat. La tutela no es contra cualquiera. Y esa es la gracia que tiene. Los residentes del barrio Chicó Reservado, no hace mucho un apacible barrio residencial, optaron, ante la indolencia de Planeación Distrital y de u

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Es una batalla muy representativa de lo que le ha estado pasando a esta ciudad, de un extremo al otro, durante los últimos diez años. De un lado unos ciudadanos que sienten, con derecho y razón, perturbada la tranquilidad de sus hogares, tomados los andenes frente a sus casas y convertidos en bullangueros y ruidosos alrededores lo que no hace mucho eran agradables vecindarios. Del otro los dueños de unas empresas que, sin que importen las normas o las quejas de los afectados, desocupan una vieja casa y la convierten, por arte de magia, en negocios prohibidos en zonas residenciales. Lo que está por medio es precisamente la defensa de estas últimas que prácticamente han sido arrasadas por comercios informales, empresas caseras y sucursales de grandes compañías, ante la vista gorda de Planeación.

Es lo que tiene de trascendental el fallo que ya agotó la última instancia en la Corte Constitucional, pues obliga a varias empresas, restaurantes y peluquerías a salir de un barrio eminentemente residencial. Por fin alguien, por la vía jurídica, defiende el interés común y les reconoce a unos ciudadanos el derecho a que se les respete el sueño bien sea de día o de noche. El fallo se convierte de hecho en punta de lanza de lo que debe ser una campaña masiva de los residentes de esta desbarajustada y desgobernada ciudad para rescatar el espacio público.

Queda por averiguar, una vez vuelva a ser residencial lo que se había convertido en un Chapinero elegante, cómo obtuvieron los que las puedan mostrar las licencias de funcionamiento las empresas que funcionan en el Chicó Reservado. Planeación Distrital no sale bien librada. Queda bastante cuestionada, además de la negra fama que ya tiene, por haber desconocido las normas. Acaso no da lugar a todo tipo de sospechas sobre tráfico de influencias y corrupción el hecho de que en cualquier parte de la ciudad, sin que importe mucho el tipo de vecindario, se puede abrir una fritanguería, una discoteca o un elegante restaurante? Planeación, con la ayuda de la total ineficiencia de la policía para esos asuntos, es en buena parte responsable del caótico rumbo que han tomado nuestros barrios, calles y avenidas. La ley se la toman por las propias manos quienes perciben a una autoridad débil y que mira hacia otro lado cuando se le pide que intervenga en defensa de la comunidad.

Debe servir esta batalla que en principio se ha ganado sin que se haya derramado una gota de sangre para hacer valer nuestro derecho a que se respeten las zonas residenciales. Y ponerle coto a ese bazar mercantil y feo en el que se han convertido nuestros barrios, ricos y pobres. Si es por la vía de la tutela por la que se va a recuperar para los ciudadanos el espacio público, bienvenida sea.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.