COLOMBIA GANÓ, GOLEÓ Y GUSTÓ

COLOMBIA GANÓ, GOLEÓ Y GUSTÓ

Es bien difícil en un certamen tan equilibrado salir, como salió ayer Colombia, con las tres G en el bolsillo: ganó, gustó y goleó... Pero es que después de esa brillante exhibición en los primeros 45 minutos de juego, el resultado no podía ser otro. Colombia debutó con un contudente 4-1 sobre el Perú. A los 15 minutos de iniciada la contienda, ya los hombres del amarillo, azul y rojo habían celebrado en dos ocasiones, tras dos espectaculares golazos: el primero, a los ocho mimutos, un zurdazo de Harold Lozano. El segundo, de Valenciano, desde unos 30 metros. Hubo ligera reacción y los peruanos llegaron al 2-1.

04 de febrero 1992 , 12:00 a.m.

Pero la entrada de Pacheco por Aristizábal sirvió para reordenar el libreto y de nuevo Colombia dominó las acciones. Otra vez Valenciano, después de una gran jugada de Pacheco, marcó el 3-1 y Gustavo Restrepo, desde fuera del área, puso el 4-1 definitivo.

Ni el más optimista puede acreditarse este goleada de la Selección Colombia sobre Perú, 4-1, en su aterrizaje en el Torneo Preolímpico de Fútbol.

Fue de aquellos partidos en los que todo le sale bien a una escuadra como para encopetarse definitivamente como uno de los favoritos al cuadrangular final.

Movimientos sincronizados, efectiva presión a los costados, manejo de las acciones, sobriedad en el tránsito de la pelota y, sobretodo contundencia en el ataque.

Tanto como para levantar testimonio en la tribuna de prensa, en la que se hablaba de que Colombia tenía su as guardado o aprecía en el escenario en plan de víctima por su falta de preparación o su escaso plan de fogueo, para convertirse en un cruel verdugo de los incas.

Y los periodistas y espectadores se deleitaron con la fenomenal feria del desperdicio, plasmada en por lo menos ocho opciones clarísimas de gol que, de haberse concretado, hubiera señalado uno de los marcadores más históricos del balompié colombiano.

Es que ni siquiera hubo tiempo para el nerviosismo que aflora como situación lógica en la presentación de estreno. Por el contrario, con su espada bien afilada desde el comienzo, cercenó de entrada cualquier ilusión peruana que se basaba obligatoriamente en una victoria para sobrevivir en la lucha.

A los 8 minutos ya se cantaba el primer golazo: una diagonal de Lozano al borde del área y enviando el zapatazo con la pierna izquierda para sorprender con su remate, que terminó en el ángulo inferior del golero Marrou, quien hoy estaba de cumpleaños. Triste celebración.

Y a los 15, el brindis de la muerte para Marrou, porque Iván René Valenciano recibió el balón de Gaviria y, de espalda al arco, la bajó con el pecho y sin dejarla caer metió un zurdazo desde unos 35 metros que hizo vibrar la estructura del Defensores del Chaco.

Ese, hasta el momento, el mejor gol del campeonato para la alegría desbordante del periodista argentino Jorge Barraza, un admirador incondicional del delantero colombiano, para quien esa obra le era suficiente para elevar de tres a cinco millones de dólares el pase del barranquillero (ver nota en esta misma página.

Increíble? Sí. Porque un repaso a este esquema que maneja Hernán Darío Gómez sustenta solidez en el fondo, pero con algunos reparos de tres cuartos de cancha hacia adelante. Y más aún, resulta sorprendente, si al revisar esa etapa previa de preparación cuando solo una vez se pudo anotar más de un gol.

Perú no salía de su asombro. Primero por ese 2-0 en el primer cuarto de hora y, segundo, por la frialdad con la que Colombia manejaba el ritmo del partido, sin adornos, sin lujo, con el sentido práctico bajo la batuta de Harold Lozano que una y otra vez puso a prueba la velocidad de Asprilla y la potencia de Valenciano. Mientras más crecía Colombia era evidente el desmoronamiento de un Perú que a veces pecó por individualilista y por su vicio de tratar de romper centro.

Esta fue la feria del desperdicio: Gaviria con un cabeza a un tiro de esquina, Lozano también apareció con una palomita que detuvo Marrou, Asprilla desequilibrió y su disparo pegó en el palo para que Lozano desviara por centímetros con un taponazo rastrero, un pase de Valenciano que se pelea Asprilla y Arístizabal que terminan enredándose y una mano a mano de Valenciano con Marru que finaliza en un disparo suave al cuerpo, fueron la única verdad de un partido que Colombia dominaba a su antojo.

Quizás el único lapso nervioso de Colombia fue durante el primer cuarto de hora del segundo tiempo. Porque Perú cambió su estrategia, con pelotazos largos cruzados, con permanente rotación de sus delanteros, con cambios de frente que ante la velocidad de Bezada y luego la habilidad de Basombrío, alcanzaron a causar estragos y el descuento.

Fue por un disparo de Zegarra que pegó en el horizontal y que, tras un pequeño entrevero, acabó por meterla Maestri a los 8 minutos del complemento.

Y cuando se creía en el empate, cuando Perú se fue con todo para no morir, cuando prácticamente desnudaba la defensa colombiana, llego el tercero. Prácticamente el final a los 16 minutos: la habilidad de Pacheco (reemplazante de Aristizábal) que deja solo a Valenciano quien define poderosamente arriba al ángulo.

Había sido aquel alivio que surge como preludio de la muerte...

Esa amplitud fue la carta libre para el individualismo en el que cayeron reiteradamente Valenciano, Zambrano y Asprilla, quienes no quisieron compartir la gloria de un lujo, cuando los compañeros estaban destapados.

Faltaba el de Restrepo, a los 38 minutos del segundo período, al recoger un rebote a 30 metros, la paró, la midió, y se la acomodó nuevamente a un Marrou, quien seguramente no olvidará jamás este cumpleaños.

Una actuación que va más allá de los previsible. No por la capacidad individual de los actores, sino por es escasa etapa de preparación que llenaba de incertidumbre a la delegación.

Siempre se dijo que si se lograba una victoria frente a Perú en el debut, al equipo no lo paraba nadie... Es importante, reconfortante, porque la confianza se diluía en medio de este clima abrazador que parecía quemar las ilusiones cuando se echaba una ojeada a lo previo.

Pero no es definitivo. Simplemente, Colombia funcionó en un alto porcentaje atenido a su esquema y a esa condición individual de sus integrantes. Una noche de goles y lujo. Suficiente para respirar y alegrar el panorama, rasgo al que no hay que darle rienda suelta porque de pronto se resbala en su atropellado. Cada partido es prácticamente una final y bien distinto. Por ahora, una goleada que el mismo Fernando Cuéllar, técnico peruano, colaboró, porque de pronto excluyó a quien le hilaba las mejores intenciones incas: Pablo Zegarra. GUARANIES LOS PELOS NO se le podían parar a Carlos Antonio Vélez, simplemente porque no tiene. Pero al que se le alebrestó el bigote fue a Oscar Restrepo Pérez. De las cajillas de seguridad del Hotel Armele fueron sustraídos 2.800 dólares del primero y 4.800 del segundo, por lo que se armó la algarabía en el hotel. NO SABEMOS NADA , era la fría respuesta del empleado. Y, de inmediato, entre Efraín Pachón y los dos periodistas llamaron a la embajada colombiana, a la Confederación, a León Londoño, a todo el mundo, para armar el alboroto general. Y, con semejante escándalo, apareció el dueño del hotel para decir que él respondía por la plata. MIEMBROS DE LA EMBAJADA y del consulado llegaron minutos después, con lo que se consolidó la denuncia ante la policía. Un gesto que bien vale la pena resaltar. Una hora después, estaba la solución: el dueño firmó recibos para pagarle el dinero a los dos colegas en las horas de la tarde. Trapito respiró tranquilo. Quienes lo conocen de cerca dicen que le pueden hacer cualquier cosa menos tocarle un peso. Cierto es... El que tranquilizaba era Candelo . EL BOLILLO GOMEZ PARTIO el bizcocho, junto a Víctor Marulanda, a la 1:30 de la tarde en un pequeño homenaje que le brindó el grupo de RCN, con presencia de jugadores y periodismo en general. El feliz cumpleaños para distensionar un poco ese nerviosismo que inundaba a la delegación horas antes del juego ante Perú. PELUSA PEREZ YA FUE DECLARADO apto por el departamento médico, para volver a entrenar. Y, ayer por la mañana, salió con Juan Carlos Niño, Fabián Martínez y Carlos Uribe a la práctica con el preparador físico Elkin Sánchez. Los únicos cuatro que no figuraban en la planilla del juego... ITINERARIO DE LA SELECCION este lunes. De 8 a 10 de la mañana, desayuno; a las 11:30, una caminata por los alrededores que fue aprovechada por algunos para compras; a las 12, el almuerzo; a la 1 de la tarde, reposo en las habitaciones; a las 4, merienda con emparedado; a las 4:45, charla técnica; a las 5:30, salida para el estadio; a las 6:16, estiramientos y puesta a punto; a las 7, partido contra Perú; a las 9:25, retorno al hotel; a las 9:45, cena y a las 10, revisión médica. LOS QUE VIVIAN HORAS de angustia eran Ricardo Henao y el camarógrafo del Noticiero 24 horas. No les llegaron las maletas tras la conexión en Rio de Janeiro. Y allí estaban casetes, cables y consolas. Un viaje constante entre el aeropuerto y el hotel. La línea aérea es Varig... LOS EQUIPOS QUE MAS IMPRESIONARONA a Bolillo Gómez tras la primera fase del Preolímpico fueron Ecuador y Uruguay. Argentina no lo convenció. Saben qué pasará con Ecuador en las próximas eliminatorias? Una afirmación, premonición y pregunta del técnico tras el triunfo de los ecuatorianos ante los charrúas. EN CAMBIO, BASILE, el técnico argentino, dijo: No es que las distancias se hayan acortado. Lo que pasa es que hoy jugamos muy mal, y así y todo le ganamos a Bolivia 1-0 . POLVORA Y ALCOHOL: Enemigos del fútbol.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.