EL DE LA HORA, RÉCORD QUE PARECE DE NOVELA

EL DE LA HORA, RÉCORD QUE PARECE DE NOVELA

El ciclismo mundial vivió su semana de locura en julio, cuando luego de 9 años de vigencia la plusmarca mundial de la hora fue abatida por un marginal montado en una bicicleta estrambótica y, pocos días después, otro deportista ahora un miembro del establishment y con una máquina con tecnología de avanzada volvía a reescribir los registros. Protagonistas de esa locura de cifras fueron el italiano Francesco Moser quien retenía la plusmarca para la hora con 51,151 kilómetros desde 1984, el escocés Graeme Obree (que llevó el registro a 51,596) y el inglés Chris Boardman, quien alcanzó los 52,270 kilómetros.

18 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Tres personalidades atrayentes. Moser es una de las figuras más fulgurantes que dio el ciclismo italiano y quien ahora, cuando ya tiene 43 años, está convencido que podrá volver a recuperar su plusmarca, desafío que piensa afrontar el último día de enero.

Obree es un escocés cuyo mayor mérito hasta el comienzo del pasado verano europeo era el de ser un perfecto desconocido, y tras doblegar a Moser en una bicicleta diseñada por el mismo y que incluía piezas de lavarropas se tornó en el ídolo de las pistas del continente.

Y Boardman parece la caricatura del inglés típico, flemático y determinado hasta niveles que cualquiera pensaría que solo existen en los personajes de cine, novela o historieta, pero nunca en la vida real.

La plusmarca de Moser, lograda en México hacía 9 años, había abierto una nueva era en el ciclismo mundial. Nuevos materiales, preparación diferente, dietas... Pero Obree un desocupadom que hoy todavía permanece en esa situación sorprendió a todos montado en su extraño ingenio diseñado por él mismo y sobre el cual adoptaba una posición similar a la de un huevo.

Los especialistas e ingenieros, sorprendidos, todavía se vuelcan sobre los planos y hojas de cálculo para tratar de analizar los estrambóticos diseños del outsider escocés.

Pero más allá de su heterodoxia, parece que fueron útiles. Al menos Obree batió la marca y parece que convenció incluso a Moser, que, para su intento del 31 de enero, retomará parcialmente sus ideas.

Un mes después de batir el récord de Moser en la pista noruega de Hamar, Obree 27 años mostró que además poseía las dotes de un gran deportista al lograr el título de campeón mundial de persecución.

Un año después se presentó en el velódromo cubierto de Burdeos (Francia) con otra máquina, fruto de la alta tecnología, que le permitió batir la marca que venía de imponer Obree. Pero Boardman, sin desechar la tecnología, fue terminante al enfatizar que el record lo batí con mis piernas .

Ambos, el escocés y el inglés, y cada uno a su manera, han reforzado el papel del corredor. Los dos coinciden en que todavía se puede progresar y Boardman, por ejemplo, estima que en condiciones óptimas podría superar los 53 kilómetros de distancia en una hora.

Pero ninguno de ellos se anima a apoyar a los autotitulados analistas que afirman que el español Miguel Indurain, si se decide a luchar por el mismo objetivo, podría llegar a los 55 kilómetros, o incluso más. Por ahora, hasta Miguelón guarda silencio.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.