UNA CIVILIZACIÓN DE RICOS Y FAMOSOS

UNA CIVILIZACIÓN DE RICOS Y FAMOSOS

Arqueólogos israelíes han hallado un pendiente de excepcional belleza, una granada hecha de arcilla de ocho centímetros de largo, en las excavaciones de la misteriosa fortaleza de Hatzevá, del siglo VII antes de la era cristiana. La granada, que fue encontrada debajo de un altar, debía usarse para el culto, pero los investigadores no saben aún en cuál civilización, pues por la zona, en el desierto meridional del Néguev, pasaron los nabateos, los judíos y los romanos, entre otros pueblos.

18 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El altar, que data del período del Primer Templo de Jerusalén, destruido por Nabucodonosor en el año 586 a.C., fue edificado en las afueras de la ciudadela fortificada, informó la Dirección de Antigedades de Israel (DAI).

Los arqueólogos creen que la ciudadela de Hatzevá, en la que moró el Rey Uzía y de la que se conservan muros de hasta tres metros de altura, sería la antigua localidad bíblica de Tamar, en los confines del Reino de Judea, dentro de la Tierra Prometida .

Los investigadores Rudolf Cohen e Igal Israel han declarado que ignoran aún por qué razón se erigió el altar fuera de las murallas, quién lo destruyó y quién usó el collar de la granada.

Además de conservar buena parte de las murallas de la ciudadela fortificada, con una superficie de cien metros cuadrados y rodeada por un foso, se hallaron restos de cuatro torres de vigilancia.

Los arqueólogos informaron que a fines del período del Primer Templo de Salomón, cuya destrucción causó el primer éxodo judío a Babilonia (hoy Irak), se erigió sobre los restos de Hatzevá otra ciudad fortificada, aunque de menor dimensión.

En los últimos dos siglos, el anterior y el posterior a la era cristiana, en el tiempo de los nabateos, pueblo constituido por nómadas árabes y habitantes de los montes Edomitas situados hoy en el Reino de Jordania, Hatzevá fue un lugar de destino para las caravanas.

Tras la conquista del país por los romanos, que destruyeron el Segundo Templo de Jerusalén, sobre los restos de la antigua localidad, fue levantada una tercera fortaleza con cuatro torres de observación, y también una casa de baños.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.