KENNEDY VOLVIÓ POR SUS FUEROS

KENNEDY VOLVIÓ POR SUS FUEROS

En los salones del austero Senado de Estados Unidos, el incorregible Ted Kennedy se presentó a la tradicional fiesta de Navidad organizada por el equipo de su oficina disfrazado de dinosaurio. Y no fue de un dinosaurio cualquiera, sino de un tiranosaurio sex, violeta y verde.

18 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El hermano de John F. Kennedy tomó como modelo a Barney, un muñeco adorado por los niños que cada mañana presencian sus aventuras en las pantallas de la televisión.

Para no desmentir su fama de reconocido playboy, Ted dio a su personaje un toque particular: Soy un tiranosaurio sex , comentó con quien le preguntaba el significado de su disfraz.

Parecía que había puesto la cabeza en su lugar, ya que después de su matrimonio con la abogada Victoria Reggie, Ted había marchado derecho , había empezado a dar disgustos a los cronistas rosa , al dejar la bebida y cambiar su comportamiento, a menudo tildado de escandaloso.

Esta fiesta en el Congreso fue una zambullida en el pasado. Tomado de la mano con la bella Victoria, vestida de niña con trencitas, el macizo senador recorrió la atestada sala de la Comisión de Trabajo narrando bromas de tono subido y cantando una parodia de la letanía más fasmosa del show de Barney: Yo te amo, tú me amas .

Había familias presentes, que idolatran al muñeco de televisión, y que se mostraron escandalizadas.

Ha sido una exhibición más sucia que de costumbre , comentó uno de los invitados. También en la Navidad del año pasado Ted y su esposa habían tomado como inspiración de sus disfraces a un programa para niños: se habían vestido como la Bella y la Bestia, tras el éxito del largometraje homónimo de dibujos animados de Walt Disney. En aquella ocasión, sin embargo, la caracterización no había provocado polémicas.

En cambio, este último episodio ha sido distinto: queridísimo por los niños, Barney impulsó una serie de negocios que darían envidia a la misma Disney. Juguetes, carteles, enseres, duchas con la marca del tiranosaurio violeta, están protegidos por un rígido copyright, que rinde millones de dólares a los productores del show, que se manifestaron muy indignados.

Estoy contenta de no haber sido invitada declaró Beth Ryan, una portavoz, y anunció que la empresa está decidida a querellar a Kennedy, por violación a los derechos de autor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.