AL CAMAROTE!

AL CAMAROTE!

Presentamos aquí un sistema de construcción de camarotes muy sencillo. Lo mismo que hemos dicho respecto de otros muebles, esta es solo una de las muchísimas variantes y la exposición que aquí se hace es solo una base a la que se le pueden agregar las propias ideas. Además, las dimensiones pueden variarse de acuerdo con las necesidades de cada caso . Sin embargo, antes de entrar en los detalles de la construcción, nos gustaría dar un consejo. Al construir camarotes hay que tener en cuenta que estos suelen quedar a bastante altura sobre el nivel del suelo, y que quienes los utilzan son habiatualmente niños activos y, por lo general, revoltosos.

18 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

La consideración clave ha de ser la seguridad. Hay que asegurarse de que todos los elementos quedan perfectamente fijados, que el conjunto resulte rígido y estable y que los niños no van a correr peligro.

Lo mismo que al construir cualquier tipo de cama, se debe empezar por los colchones: todo debe encajar alrededor de ellos. Los niños no necesitan mucho espacio para dormir, y por otra parte, cuando más anchos sean los colchones más peasada e incómoda resultará la estructura que se deberá construir con el objeto de que reuna las condiciones necesarias.

El armazón Hay que partir de la idea básica para la construcción de una cama. La madera de pino es la más recomendada. No es bueno emplear láminas de tríplex.

Cada una de las dos camas es un armazón con listones de apoyo en la parte interna para que sirvan de base al somier. Una medida adecuada para los cuatro lados del armazón, ni demasiado ancha, ni demasiado débil, es la de 10 por 2,5 cms.

Para que sea más fácil luego hacer la cama, los armazones deberían ser un poco más anchos que los colchones unos 2,5 centímetros por cada lado. Hay que atornillar listones de apoyo de 5 por 2,5 centímetros en los lados, y en los extremos, listones de 2,5 cms., a unos 2,5 cms. por debajo del canto superior. Se deja una separación en cada listón de los extremos y se atornilla dabajo un listón más.

Se unen luego los ángulos de la armazón. Hay que tener en cuenta que no se debe clavar ni atornillar en un canto de testa, y que los lados del armazón son lo suficientemente anchos para poder incluir algún tipo de refuerzo interno, ya sean bloques de refuerzo de plástico o un listón de madera.

Esto deja sólo tres posibilidades. Una son las clavijas, y otra es un ensamble de ranura y lengeta. Si se disponen los elementos de tal manera que las piezas más cortas, la cabecera y los pies, tapen los lados, se puede conseguir un buen acabado, pues de esta manera, los cantos de testa, que son poco atractivos, quedarán ocultos por los montes de la cama.

La tercera posibilidad es una unión a media madera a lo ancho. Posiblemente esta sea la más resistente de las tres uniones.

En cualquier caso, habrá que pegar las uniones en cola blanca. El ajetreo al que los niños someten los camarotes, basta para desechar la idea de que cada una de las camas sea desmontable.

En vez de esta, si se quiere obtener mayor resistencia, vale la pena pegar todas las juntas, aunque estén además clavadas o atornilladas. También se pueden construir camarotes que puedan convertirse en camas separadas.

La escalera Se necesitará una escalera para subir a la litera de arriba. En tal caso, pueden emplearse listones. Se suben estos hasta la altura en que el último pueda funcionar como travesaño protector, se deja una separación entre ellos de de unos 25 centímetros y, finalmente, se arroman sus cantos superiores con una lima.

Otra posibilidad es construir una escalera aparte que se pueda acoplar al conjunto. Se toman dos piezas de madera de 7.5 X 3.8 centímetros para formar los montantes, se perforan ambos a la vez, se encolan varillas redondas de madera entre los agujeros para que sirvan de peldaños. La escalera se refuerza hincando en los escalones unos clavos que atraviesen los montantes.

Si no se desea que los extremos de los peldaños queden visibles, se tendrán que practicar agujeros ciegos en cada uno de los montantes, lo que representa un trabajo más arduo. Debe procurarse que los agujeros queden bien encarados para que los peldaños encajen perfectamente.

La anchura adecuada para tales escaleras es de 30 centímetros. Se pueden dejar colgadas de las literas con un par de ganchos adecuados, simplemente atornillados en los cantos de los montantes de la escalera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.