SOLO UN MILAGRO SALVA A LOS NEGROS Y BLANCOS

SOLO UN MILAGRO SALVA A LOS NEGROS Y BLANCOS

El tradicional Carnaval de Negros y Blancos que Pasto celebra el 4, 5 y 6 de enero está a punto de suspenderse por falta de financiación. Para los coordinadores, solo un milagro salvará al principal festejo del sur del país.

17 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

El presupuesto del Carnaval, para este año, ha sido tasado en 95 millones de pesos, pero la Tesorería Municipal dice que no dispone de un solo peso. Los recursos para la tradicional fiesta provienen del presupuesto municipal, pues los aportes del sector privado son mínimos e indirectos.

La situación deficitaria ha llegado a tal extremo, que a escasos veinte días de la celebración los artistas no han iniciado los trabajos de montaje y construcción de las carrozas, murgas, comparzas y disfraces individuales y colectivos.

Incluso, empresas como la Industria Licorera y la Lotería de Nariño no han definido su aporte de este año. Los artesanos le están pidiendo al municipio la celebración de unos contratos de participación y anticipos económicos por 12 millones de pesos para empezar a trabajar.

Del presupuesto general para el certamen, el 40 por ciento está destinado a la premiación de los participantes en las distintas modalidades. A muchos ganadores de las últimas dos ediciones no se les ha podido cancelar los premios. Se les deben 22 millones de pesos, cobros que se tratan de hacer efectivos a través de la vía judicial.

Organizaciones como Artesanos del Carnaval , Alegorías del Carnaval y Artesanos Independientes del Carnaval , que agrupan a los participantes de los desfiles de Años Viejos (31 de diciembre), Familia Castañeda (4 de enero) y los actos centrales del 5 y 6 de enero, manifestaron su apatía y desgano ante la crisis económica. Ayer, el director del Instituto Municipal de Cultura y Turismo, Jaime Enríquez, le pidió a los artesanos comprensión y cordura mientras la banca local define las solicitudes de crédito que son tramitadas para financiar el Carnaval.

Que se recuerde, en toda la historia de los negritos y los blanquitos, solo en dos oportunidades el juego ha sido suspendido debido a tragedias.

El 24 de diciembre de 1966 un avión comercial que cubría la ruta Cali-Pasto se estrelló contra el cerro de Tajumbina, jurisdicción de La Cruz, y todos sus ocupantes murieron. Como entre las víctimas figuraban prestantes personalidades de la sociedad pastusa, se decidió suspender el Carnaval.

Trece años más tarde, el 12 de diciembre de 1979, un terremoto maremoto azotó la costa del pacífico nariñense dejando una estela de muerte y desolación. Las autoridades decidieron, entonces, suspender el carnaval.

Ahora, por la falta de recursos económicos, no es nada raro que lo vuelvan a suspender.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.