MUERTE DEL LIBERTADOR

MUERTE DEL LIBERTADOR

A los 47 años había concluido la parábola de su obra portentosa entre el estruendo de la guerra y la epopeya de la gloria. Con su genio militar, su talento político y su filosofía de la grandeza humana, se asemeja a los héroes griegos reformadores de la democracia. Con la mente repleta de ideas, y el corazón de sueños, se entrega a una lucha sin tregua que lo llevaría a una muerte prematura. Por haberse anticipado a su propia historia. En su peregrinaje bélico dejó atrás el Manifiesto de Cartagena, la campaña admirable del Magdalena, la hazaña del cruce de los Andes, las batallas del Pantano de Vargas y Boyacá, y el triunfo de Carabobo para marchar al sur y coronarse de laureles en Pichincha, Junín y Ayacucho. Como un sueño en el Olimpo de los Dioses, deja a su paso el Delirio del Chimborazo, y se cubre de estadista con la creación de Bolivia, mientras lo consume el fuego ardiente de Manuelita, y conoce los dones de la fama, la fortuna y la gloria en los palacios de oro de la ciudad

17 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Lo demás es la premonición de la muerte en medio de una cadena de desengaños, un destierro que menoscaba su dignidad, y un profundo abandono que le sacude el alma. Y a las puertas del sepulcro, saca sus conclusiones: 1o. La América es ingobernable para nosotros; 2o. El que sirve a una revolución ara en el mar; 3o. La única cosa que se puede hacer en América es emigrar; 4o. Los países caerán infaliblemente en manos desenfrenadas, pasando por tiranuelos de todos los colores y razas; 5o. Si fuera posible que una parte del mundo volviera al caos primitivo, ese sería el último período del continente.

Fue en San Pedro Alejandrino, frente a la mole blanca de la Sierra Nevada de Santa Marta donde lo acosan los recuerdos juveniles de París. Le corresponde al médico francés Alejandro Próspero Reverend, dar alivio y consuelo al moribundo, que expira a la una de la tarde de ese diciembre tan cercano a la Navidad.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.