POESÍA

POESÍA

19 de diciembre 1993 , 12:00 a.m.

Premios de Colcultura Hugo Chaparro Valderrama con la obra Imágenes de un viaje; Rómulo Bustos Aguirre con En el traspatio del cielo y Campo Ricardo Burgos López con El libro que contiene tres miradas, compartieron el premio en poesía del 93, otorgado en octubre por Colcultura. Fueron jurados Affonso Romano, Fernando Charry Lara y Ulaluma González de León.

La siguiente es una muestra de los poemas galardonados. De Hugo Chaparro Valderrama Retrato en el desierto La imagen me presenta la corteza calcinada de la tierra. Las vetas sombreadas que reposan en las rocas dibujándose en los pliegues de la luz, anuncian un crepúsculo cercano. Adherido a una montaña bajo el sol del verano permanente, un arbusto solitario se transforma en yerba quebradiza. Imagino en tal desierto el rumor enronquecido de un viento pasajero soplando tenuemente. Apenas se vislumbra algo más que la sed y la aridez y la apatía de una nube rozando con su cuerpo las arenas. Un arroyo o el más delgado hilo de agua serían allí una ironía. No hay bestias ni animales ni la sombra de una fiera moribunda resignada a su destino. El paisaje podría parecer sin vida pero un detalle, conmovedor, lo protege. La sombra que proyecta tu presencia en la arena de la imagen, en la foto permanente de un instante del pasado, observando aquel paraje cuya muerte es conjurada, derrotada y vana, cuando el mundo y su bondad se festejan y celebran por la obra y por la gracia de tu vida. El fragmento de ese mundo se convierte así en santuario porque sé que estás en él. De Rómulo Bustos Aguirre En el traspatio del cielo Sobre nuestras cabezas flotante la casa del agua. Altos bosques acechantes de lluvia Arboles con raíces en otra parte en cuyas frondas mora el fruto invisible que la gente al pasar mira y señala con el dedo y nombra diciendo Deseo Resplandeciente de lo Alto Allá sobre nuestras cabezas flotante el río que una mano oculta estremece y deshoja como un árbol y así en mitad de sus ramas queda suspendida la infatigable barca que lo surca El viejo roble que enflora y desangra en el traspatio del cielo cuyo extraño reflejo en el agua es un círculo. De Campo Ricardo Burgos López Todo lo que toca Porque la condena humana es esa: Puede matar pero no puede hacer vivir En cambio Dios no puede matar: Todo lo que toca vive y ahí está su límite.

En medio de estas paredes En medio de estas paredes está la decencia Alguien me dijo que aquí estaba y aunque no la vea cerraré con seguro las puertas Es mejor que no salga.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.